1 muerto y varias personas heridas después de explosiones alrededor del área de la base aérea rusa en Crimea

Un militar con una bandera rusa en su uniforme hace guardia cerca de la planta de energía nuclear de Zaporizhzhia en las afueras de la ciudad de Enerhodar, controlada por Rusia, en la región de Zaporizhzhia, Ucrania, el 4 de agosto. Alexander Ermochenko/REUTERS

El martes, el jefe de la compañía de energía nuclear estatal ucraniana Energoatom advirtió que Ucrania y Europa podrían enfrentarse a otro Fukishima si el suministro de energía a la enorme planta de energía nuclear de Zaporizhzhia se interrumpe aún más.

En declaraciones a Espanol el martes en Kyiv, Petro Kotin dijo que solo una línea eléctrica del enorme complejo estaba ahora operativa después de que los bombardeos dañaran las líneas en los últimos días.

“Si no hay conexión a la red, entonces no puede proporcionar electricidad desde el exterior, entonces los generadores diesel comenzarán a funcionar. Pero todo dependerá de la confiabilidad de esos generadores. … Esta es una situación peligrosa, porque si se detiene, podría tener un desastre de derretimiento de materiales nucleares”, dijo, comparando las posibles consecuencias con el desastre de Fukishima en Japón.

El reactor de la planta de Fukishima se sobrecalentó cuando la fuente de alimentación de respaldo falló después del impacto del tsunami en 2011.

Kotin dijo que Energoatom tiene suministros listos para ingresar a las instalaciones para reparaciones, pero no han podido ingresar al sitio.

La planta de Zaporizhzhia ocupa un sitio extenso en el río Dnipro. Ha seguido operando a capacidad reducida desde que las fuerzas rusas lo capturaron a principios de marzo, y los técnicos ucranianos siguen trabajando.

El domingo, Energoatom de Ucrania emitió un comunicado que decía que un trabajador resultó herido por los bombardeos rusos alrededor de las instalaciones el sábado.

Kotin dijo que los soldados rusos no han estado disparando desde el interior del gran complejo, sino cerca de sus afueras. Dijo que Rusia continúa ocupando Zaporizhizhia con alrededor de 500 soldados y equipo y que los soldados rusos trasladaron activos a dos búnkeres especiales para explosiones en los últimos días.

Todavía hay alrededor de 1000 empleados en el sitio, según Kotin, que han mantenido abiertas las líneas de comunicación pero trabajan bajo el estrés constante de la fuerza de ocupación, que incluye palizas y amenazas.

“Si la situación empeora, debemos pensar en nuestra población en la planta. Estamos planeando cómo, durante las condiciones de guerra, podremos evacuar al personal”.

“A partir de ahí podría ocurrir una gran liberación de radiactividad. Podría haber una nube, una nube radiactiva”, dijo, y agregó que la comunidad internacional debe trabajar rápidamente para desmilitarizar la zona.

Kotin le dijo a Espanol que el plan final de los rusos es desconectar la planta de la alimentación de Ucrania y conectarla a la red para alimentar la Crimea ocupada.

Al igual que otros funcionarios ucranianos, culpa a Rusia por bombardear el complejo; dijo que la distancia de los ataques entrantes sugería posiciones rusas.

Rusia culpa a Ucrania.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, acusó a Ucrania de “tomar a Europa como rehén” al bombardear la planta nuclear de Zaporizhzhia, según la agencia estatal de noticias rusa TASS.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.