Aquí es donde está la batalla por la votación en EE. UU.

En términos generales, los demócratas favorecen menos obstáculos para votar, mientras que los republicanos dicen que se necesitan restricciones para reducir la posibilidad de fraude. Las elecciones de 2020 endurecieron esas líneas de batalla. En respuesta a la pandemia, muchos estados facilitaron la votación anticipada o por correo. Eso ayudó a producir el nivel más alto de participación electoral de este siglo (67 %) y una proporción sin precedentes (73 %) de votos emitidos anticipadamente, ya sea en persona o por correo. Durante meses antes de las elecciones, Trump y algunos de sus partidarios destacados habían menospreciado el voto por correo como propicio para el fraude, y afirmaron, sin pruebas, después de su derrota, que la victoria de Biden fue fraudulenta. No se dejaron influir por docenas de decisiones judiciales y auditorías que confirmaron los procedimientos y resultados en varios estados, ni por las garantías de los funcionarios electorales, tanto republicanos como demócratas, de que la votación de 2020 fue una de las más seguras de la historia. Dos estudios de las elecciones mostraron que facilitar el voto por correo no tuvo ningún efecto en el resultado o le dio un ligero impulso a Trump.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.