Home Tecnología Catorce lecciones para la próxima pandemia

Catorce lecciones para la próxima pandemia

by admin

Lo que hemos aprendido está relacionado específicamente con los determinantes sociales de la salud, que son las condiciones de los lugares donde la gente vive, aprende, trabaja y juega, y cómo estas pueden predeterminar los resultados en materia de salud. Se trata de un tema que solía ser muy académico. Antes, la gente decía: “Sí, sí, pobreza, pobreza, pobreza”, pero no entendían el concepto. El virus lo ha puesto realmente en primer plano, de forma muy gráfica, al afectar mucho más a las minorías raciales y étnicas. Ha quedado muy claro que la salud del país depende realmente de que se aborden estos determinantes sociales de la salud. Y veo la diferencia en el departamento de salud y la diferencia en el gobierno, e incluso en los medios de comunicación, lo que es un buen augurio para el futuro.

PABLO RODRIGUEZ, MÉDICO Y MIEMBRO DEL COMITÉ GUBERNAMENTAL QUE ORIENTA LA DISTRIBUCIÓN DE LA VACUNA CONTRA LA COVID EN RHODE ISLAND

Cuando el gobierno ignora el racismo sistémico —cuando no reconoce la desigualdad en el acceso a la atención médica y al empleo—, eso esencialmente condiciona la vida y las experiencias de las personas de color. El resultado son las profundas y terribles desigualdades en la salud que hemos visto en esta pandemia. Por lo tanto, si no se presta atención a las políticas de empleo, vivienda y educación, y al acceso a la atención a la salud, cuando se produce una pandemia, estas desigualdades empeoran en forma exponencial.

UCHÉ BLACKSTOCK, MÉDICA DE URGENCIAS Y FUNDADORA DE ADVANCING HEALTH EQUITY, UN GRUPO DE DEFENSA DE LA ATENCIÓN A LA SALUD

Lea también:  Viernes de video: Tu perro robot

La pandemia puso de manifiesto los fallos del fragmentado sistema de salud estadounidense, orientado al lucro. Medicare for All nos permitía abordar los determinantes sociales de la salud centrándonos en la prevención, la atención primaria y la gestión de las enfermedades crónicas en lugar de la atención especializada. Un sistema robusto de salud pública nos permitiría implementar rápidamente el tipo de vigilancia, rastreo, seguimiento y recopilación de datos que es fundamental para responder a una pandemia o cualquier otra crisis de salud pública.

ZENEI TRIUNFO-CORTEZ, PRESIDENTA DE LA ASOCIACIÓN DE ENFERMEROS DE CALIFORNIA Y DE NATIONAL NURSES UNITED


La lección más importante: esto es lo que ocurre cuando tratamos a las personas mayores como prescindibles. Definitivamente, hay un elemento de discriminación por edad en este caso, que realmente se coló en la forma en que el país tomó decisiones y promulgó políticas. Desde el principio de la pandemia, sabíamos que los adultos mayores y las personas con problemas de salud subyacentes eran los que corrían más riesgo y, sin embargo, decidimos ignorar el hecho de que podíamos mitigar parte de ese riesgo al proporcionar suficientes pruebas, personal y equipos de protección adecuados. Y no lo hicimos. No se dio la debida prioridad a los estadounidenses de edad avanzada y a sus cuidadores hasta hace muy poco, cuando las vacunas estuvieron disponibles. Y qué diferencia tan asombrosa ha habido.

KATIE SMITH SLOAN, PRESIDENTA DE LEADINGAGE, QUE REPRESENTA A LOS ASILOS DE ANCIANOS SIN FINES DE LUCRO


You may also like

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy