Cómo el ‘viceseñalamiento’ se tragó la política electoral

El viernes 30 de junio de 2000, Tony Blair estaba dirigiendo una teología conferencia en Tübingen, Alemania, cuando propuso una forma novedosa de lidiar con el crimen y el comportamiento antisocial: multas en el acto. “Un matón podría pensar dos veces antes de patear su puerta, lanzar conos de tráfico alrededor de su calle o lanzar abusos al cielo nocturno”, dijo el entonces primer ministro del Reino Unido, “si pensara que la policía lo podría detener, llevarlo a un cajero automático y se le pidió que pagara una multa en el acto de, por ejemplo, 100 libras esterlinas”.

Michael Mansfield, un abogado de derechos humanos, condenó la propuesta como “orwelliana en concepto”, mientras que la oposición conservadora hizo lo que los partidos de oposición siempre hacen cuando se enfrentan a un esquema que no creen que funcione pero que temen que sea popular: lo calificaron un truco

Y, por supuesto, era un truco. La política apenas sobrevivió el fin de semana. Habiendo sido lanzada por Blair el viernes, básicamente había sido abandonada el lunes siguiente, gracias a la oposición de los líderes policiales. Aunque una versión limitada de la idea se convirtió en ley en la Ley de Policía y Justicia Penal de 2001, se quedó muy lejos de la visión de Blair.

El colapso de la política no fue sorprendente. La perspectiva de que, en una noche, la policía del Reino Unido tuviera el tiempo y los recursos no solo para impartir justicia sumaria sino también para llevar a la gente a un cajero automático siempre habría sido imposible de implementar, incluso sin las objeciones liberales razonables que provocó. .

Lea también:  El gobierno del Reino Unido no actuó ante las advertencias de Covid, dice el regulador de gastos

Un poco menos de 15 años después, el 16 de junio de 2015 en Nueva York, Donald Trump —entonces solo un hombre de negocios y estrella de reality shows— lanzó su candidatura a la nominación presidencial republicana, comprometiéndose a construir un muro entre Estados Unidos y México. “Construiría un gran muro, y nadie construye muros mejor que yo, créeme. Y los construiré muy económicamente. Construiré un gran, gran muro en nuestra frontera sur”, dijo Trump, y agregó en buena medida: “Y haré que México pague por ese muro”.

© Andrew Rae

Al final, el presidente Trump extendió la valla fronteriza que separa a los EE. UU. de México en solo 80 millas. México no pagó ni un metro cúbico de concreto.

En los años que separan el discurso de Tony Blair en Tübingen y el lanzamiento de Donald Trump en la Torre Trump, el término “señalización de la virtud” comenzó a surgir en Internet. Aunque se cuestionan los orígenes precisos del término, el escritor James Bartholomew lo popularizó en una columna de Spectator, quien definió el acto como “que indica que eres amable, decente y virtuoso” aunque sea todo lo contrario.

Cuando Disney usa el Guerra de las Galaxias cuenta de Twitter para destacar a los personajes LGBTQ+ de los cómics vinculados a la franquicia, mientras eliminan un beso entre personas del mismo sexo de sus lanzamientos cinematográficos, son acusados, de manera justa o injusta, de señalar la virtud. Quieren el prestigio de apoyar los problemas LGBTQ+ sin perder potencialmente a los espectadores, lo que perjudicaría el resultado final.

Por lo general, no asociaríamos medidas draconianas sobre el crimen y el castigo, o, de hecho, un muro literal entre dos naciones, como signos de virtud. Estos son ejemplos de lo que en cambio podría llamar “señales de vicio”: demostraciones ostentosas de autoritarismo diseñadas para asegurar a los votantes que usted es “duro” con el crimen o la inmigración. Y en esa medida, tanto las multas en el acto de Blair como el muro fronterizo de Trump lograron su objetivo a la perfección.

El Partido Laborista de Blair fue reelegido en 2001 y 2005 y, en ambas ocasiones, los votantes confiaron más en él que en los conservadores de la oposición en el tema vital de la delincuencia. En 2016, el posicionamiento de línea dura de Trump en temas de inmigración le permitió cambiar la plataforma política de su partido a una posición más centrada en la seguridad social y los derechos. Esto no solo le permitió ganar suficientes votantes demócratas para ingresar a la Casa Blanca, sino que también cambió el equilibrio de la coalición republicana, lo que hizo que para su partido fuera aún más fácil ganar el poder a través del colegio electoral de lo que había sido antes.

La señalización es importante en la política porque la mayoría de las personas votan sobre lo que los politólogos llaman “valencia”: su competencia percibida en varios temas. Ahora, no hay una manera fácil de indicar que eres competente en la lucha contra el crimen o en la vigilancia de las fronteras de tu nación, porque la mayoría de los votantes en un momento dado no están en contacto directo con las fuerzas del orden o las agencias de inmigración. Pero las promesas llamativas que inician una conversación son una buena manera de señalar su compromiso.

Desde la perspectiva de un político, el otro beneficio de la señalización de vicios, como la señalización de virtudes, es que puede ayudar a forzar a su oponente a entrar en un terreno político complicado. En 1988, el gobierno conservador de Margaret Thatcher aprobó la Ley de Gobierno Local, que incluía la ahora infame Sección 28. Declaraba que ninguna autoridad local podía “promover intencionalmente la homosexualidad o publicar material con la intención de promover la homosexualidad”, mientras que ninguna la escuela estatal podría “promover la enseñanza de la aceptabilidad de la homosexualidad como una relación familiar pretendida”.

La ley era esencialmente inaplicable, y nunca nadie fue procesado con éxito en virtud de la ley. Pero logró sus objetivos políticos al causar divisiones internas dentro del opositor Partido Laborista y señalar a los votantes socialmente conservadores que el gobierno de Thatcher estaba “de su lado”.


Hoy en el Reino Unido, el gobierno de Boris Johnson se está involucrando en algunas señales de vicio propias con su política de reasentamiento de Ruanda. Según los términos del acuerdo, cualquier persona que viaje al Reino Unido, ya sea en la parte trasera de un camión o en un barco a través del Canal, se enfrenta a una situación de “cara, yo pierdo, cruz, tú ganas”. Si su solicitud es exitosa, se les proporciona un hogar no en el Reino Unido sino en Ruanda, y si su solicitud no es exitosa, son deportados a su país de origen.

El gobierno británico se ha embarcado en el plan porque, tras el Brexit, las fronteras de la UE han llegado al Reino Unido y, con ellas, un número cada vez mayor de personas que buscan una vida mejor aquí en barcos con distintos grados de navegabilidad (el Reino Unido ya no forma parte del Sistema Europeo Común de Asilo de la UE, que efectivamente permitió al gobierno reducir el número de personas elegibles para solicitar asilo en el Reino Unido).

Los barcos asustan a los parlamentarios, cuyo control del poder depende de seguir ganando el apoyo de los votantes de la derecha británica. El espectro de cientos de personas que vienen al Reino Unido todos los días, temen los parlamentarios conservadores, enviará a sus votantes a los partidos de la derecha conservadora o hará que no voten en absoluto. Cualquiera de los dos los deja vulnerables a la derrota electoral, gracias al sistema electoral de mayoría absoluta del Reino Unido.

© Andrew Rae

La política está llena de agujeros y no tiene perspectivas realistas de funcionar con mayor eficacia que las multas en el acto de Blair, la Sección 28 de Thatcher o el muro de Trump. La teoría es que la perspectiva de ser enviado a Ruanda disuadirá a los posibles inmigrantes, pero la perspectiva muy real de, en el peor de los casos, una muerte salobre en el Canal o, en el mejor de los casos, tener que ganarse la vida permanentemente en la economía clandestina del Reino Unido. no ha disuadido a los posibles cruces.

Un viaje a Ruanda no cambiará el rumbo de la mayoría de las personas. Cuando Israel se embarcó brevemente en una política similar, descubrió que si bien podía enviar inmigrantes potenciales a Ruanda, era impotente cuando esas mismas personas dejaban Ruanda por una segunda oportunidad de mudarse a Israel.

El punto de estas políticas no es trabajar. Es para dar de qué hablar a los parlamentarios conservadores cuando se les pide que expliquen por qué llegaron ayer en barco unas 300 personas. Si puede incomodar a los laboristas, tanto mejor.

Y de alguna manera, es igual de bien. Porque la política de Ruanda no funciona. El gobierno del Reino Unido, al momento de escribir este artículo, no envió ni a una sola persona allí, aunque fletó un vuelo privado a un costo considerable, antes de verse obligado a cancelarlo ante los desafíos legales. Sin embargo, al igual que con la Sección 28, que la política nunca se aplique en la práctica no significa que no cause un daño real.

Un adolescente gay cuyo maestro siente que no puede asegurarle que sus sentimientos no tienen nada de malo experimenta un daño real. Alguien que viene al Reino Unido, consigue un trabajo para un jefe de banda y siente que no puede acudir a las autoridades en busca de ayuda porque piensa que es mejor ser explotado en el Reino Unido que vivir en Ruanda experimenta un daño real.

Si miras a largo plazo, la política de Ruanda de Boris Johnson y el muro fronterizo de Donald Trump son lo mismo de siempre. Lo que separa a los gobiernos de Johnson y Trump de los de Thatcher y Blair es que los ejercicios de Thatcher y Blair en la señalización del vicio tenían como objetivo crear el espacio político para hacer otras cosas.

El gobierno de Thatcher privatizó grandes sectores de la economía del Reino Unido y reformó radicalmente el mercado laboral. Blair inyectó grandes sumas de dinero en los servicios públicos e introdujo una serie de reformas socialmente liberales.

Donald Trump controló la Casa Blanca mientras que su partido tuvo la mayoría en ambas cámaras del Congreso durante dos años. Su único logro político en el cargo fue un programa de recortes de impuestos que ya expiró. La “gran mentira” de Obamacare, a pesar de sus mejores esfuerzos y sus promesas, no fue derogada ni reemplazada. (Su impacto duradero, inclinando la Corte Suprema hacia la extrema derecha, probablemente durante una generación, fue ejecutado en gran medida por los republicanos en el Senado).

En cuanto a Boris Johnson y los conservadores gobernantes, el partido se parece cada vez más a una instalación de arte escénico en lugar de a un proyecto de gobierno serio. Incluso cuando hablas con parlamentarios leales, hay poco sentido de que las maniobras de subcontratación del gobierno tengan un propósito político mayor que el de ganar otra elección y, con ello, más tiempo para otras maniobras de subcontratación. Nadie cree seriamente que un gobierno dirigido por Johnson hará algo sustancial durante su tiempo en el cargo. Entonces, ¿cuál es el punto de las acrobacias?

Ese fracaso tiene implicaciones reales y serias. El gran error que cometen las críticas a la señalización de la virtud es creer que la señalización de la virtud no importa. La persona u organización que lo hace puede tener un compromiso superficial con las virtudes que señala, pero para las personas que se preocupan por el tema en cuestión, esas señales son muy importantes. Son una promesa de acción seria. Cuando una persona común se involucra en un acto de lo que descartamos como “señales de virtud”, lo que en realidad está haciendo es decirnos lo que realmente le importa. Y cuando la gente común “señala el vicio”, están haciendo lo mismo.

La percepción de que Disney no hace lo suficiente por las causas LGBTQ+ o por sus empleados finalmente obligó a la corporación a un enfrentamiento político con los republicanos de Florida por el proyecto de ley “Don’t Say Gay”, una legislación que se hace eco de la Sección 28 en varios maneras. La creencia de que los partidos políticos mayoritarios no hacen lo suficiente por las causas que supuestamente señalan virtudes, como el cambio climático o el desarrollo internacional, ha hecho que los partidos de centro izquierda pierdan votos ante las políticas ecológicas y de extrema izquierda.

© Andrew Rae

Si bien las multas en el acto de Blair nunca llegaron a existir, el crimen y el comportamiento antisocial, de hecho, recayeron bajo su gobierno. Las señales de vicio de su gobierno revelaron intenciones reales y fueron acompañadas de medidas que cumplieron la promesa espiritual de sus llamativas promesas.

En Estados Unidos, el hecho de que al gobierno de Trump no pareciera importarle realmente hacer otra cosa que no fuera ganar es una de las razones por las que su negativa a aceptar la derrota ha causado tantas convulsiones políticas en ese país. En el Reino Unido, el hecho de que el ostentoso compromiso de Boris Johnson de reducir la cantidad de inmigración ilegal no resuelva el problema puede resultar simplemente en la derrota de los conservadores en las próximas elecciones.

Pero las malas señales del gobierno sobre la inmigración y el control de fronteras también pueden allanar el camino para un gobierno que se tome esas señales en serio y trate de implementarlas a través de políticas que el gobierno de Johnson está dispuesto a pasar por alto pero que en realidad no implementa, ya sea dejando la Unión Europea Tribunal de Derechos Humanos o abordar el movimiento de personas en embarcaciones de formas que ponen en peligro cada vez más vidas.

El verdadero problema con la señalización del vicio es que corre el riesgo de enviar lo que es, en una democracia, la señal más peligrosa de todas: que a los políticos realmente no les importan las preocupaciones de su electorado, más que como un dispositivo para ganar y aferrarse a los suyos. energía.

Stephen Bush es editor asociado y columnista de FT

Seguir @FTMag en Twitter para enterarte primero de nuestras últimas historias

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.