Home Internacional Decenas de personas asesinadas a tiros en el ‘Día de la vergüenza’ para Myanmar

Decenas de personas asesinadas a tiros en el ‘Día de la vergüenza’ para Myanmar

by admin

Antes de un feriado importante, el ejército de Myanmar advirtió a la gente que no saliera a protestar el sábado o les dispararían “en la espalda” o en la cabeza.

Pero resultó que sí, y se encontraron con una fuerza brutal, con al menos decenas de muertos, y quizás más de 100, en lo que fue uno de los peores días de violencia en el país desde el golpe militar del 1 de febrero.

Muchas de las víctimas del sábado fueron transeúntes que no participaron en las manifestaciones. Entre los muertos a tiros había un niño de 5 años, dos niños de 13 años y una niña de 14 años. Una niña en Yangon, la ciudad más grande de Myanmar, recibió un disparo en el ojo con una bala de goma, aunque sus padres dijeron que se esperaba que viviera.

Desde que comenzaron las manifestaciones callejeras en todo el país contra el golpe, el ejército ha matado a más de 300 de sus ciudadanos y ha encarcelado a miles más.

“Hoy es un día de vergüenza para las fuerzas armadas”, dijo en un comunicado el Dr. Sasa, portavoz de un grupo de funcionarios electos que dicen representar al gobierno de Myanmar. Los asesinatos también provocaron la condena mundial, incluso de Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Europea.

La violencia mortal del sábado tuvo lugar el Día de las Fuerzas Armadas, un día festivo en honor al Tatmadaw, como se conoce a los militares. En un desfile militar el sábado en Naypyidaw, la capital, el general que encabezó el derrocamiento del gobierno civil de Myanmar el mes pasado dijo que el ejército estaba decidido a “proteger a la gente de todo peligro”.

El general superior Min Aung Hlaing prometió allanar el camino para la democracia, a pesar de haber rechazado los resultados de las elecciones del 8 de noviembre en el país y haber arrestado a muchos de los que fueron elegidos para el Parlamento ese día. Reiteró el compromiso de celebrar nuevas elecciones, pero no ofreció un calendario.

Entre las más de 3.000 personas que han sido detenidas por los militares desde el golpe se encuentran el líder civil derrocado, Daw Aung San Suu Kyi, y el presidente, U Win Myint. Su partido, la Liga Nacional para la Democracia, ganó por abrumadora mayoría en noviembre.

En su discurso a las tropas reunidas, que fue transmitido por la televisión nacional, el general Min Aung Hlaing señaló que el Tatmadaw fue fundado por el general Aung San, un héroe nacional. No mencionó que el general era el padre de la Sra. Aung San Suu Kyi.

La ceremonia del Día de las Fuerzas Armadas, un momento culminante del año para el Tatmadaw, suele contar con la presencia de una gran cantidad de diplomáticos extranjeros. Este año hubo menos, representando a China y varios otros países vecinos.

También estuvo presente el viceministro de Defensa de Rusia, Alexander Fomin, quien fue elogiado por el general Min Aung Hlaing. El viernes, el general le entregó al Sr. Fomin una medalla y una espada ceremonial.

Rusia ha sido un importante proveedor de armas para el ejército de Myanmar y, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, se puede contar, junto con China, para bloquear cualquier intento del organismo internacional de imponer sanciones a Myanmar.

Estados Unidos dijo el jueves que estaba imponiendo sus propias sanciones financieras a dos conglomerados de propiedad militar que controlan un gran segmento de la economía de Myanmar.

El sábado, el embajador de Estados Unidos en Myanmar, Thomas Vajda, dijo que las fuerzas de seguridad estaban “asesinando a civiles desarmados, incluidos niños”, y calificó el derramamiento de sangre de “espantoso”.

La Embajada de los Estados Unidos dijo se habían disparado tiros en su centro cultural en Yangon, el American Center, el sábado. La embajada dijo que nadie resultó herido y que estaba investigando.

En un aparente golpe para los militares en sus vacaciones, el grupo rebelde étnico conocido como Unión Nacional Karen dijo que había invadido y tomado un campamento de Tatmadaw, matando a 10 soldados. El grupo publicó en Facebook fotos de armas que dijo que había incautado, incluidas lo que parecían ser ametralladoras y granadas propulsadas por cohetes.

El sábado por la noche, el Tatmadaw lanzó un ataque aéreo contra una aldea en un territorio controlado por la Unión Nacional Karen cerca de la frontera con Tailandia, dijo el grupo rebelde. Un portavoz de Karen Peace Support Network, un grupo de la sociedad civil que trabaja en el área, dijo a Reuters que había informes de que dos personas habían muerto y dos habían resultado heridas, pero la comunicación era difícil en la región remota y se temían más víctimas.

El Tatmadaw ha luchado durante décadas con varios grupos étnicos en Myanmar, incluidos los Karen. Algunos líderes de la oposición esperan que los manifestantes urbanos, que pertenecen principalmente al grupo étnico mayoritario Bamar, puedan formar una coalición con los grupos étnicos para resistir al Tatmadaw.

Las matanzas generalizadas del sábado se produjeron un día después de que la televisión dirigida por militares amenazara a los manifestantes con recibir “disparos en la espalda y en la nuca” si persistían en oponerse al gobierno militar.

Según la Asociación de Asistencia a Presos Políticos, que ha seguido los arrestos y asesinatos desde el golpe, alrededor de una cuarta parte de los muertos antes del sábado recibieron disparos en la cabeza.

Los asesinatos del sábado tuvieron lugar en más de dos docenas de ciudades de todo el país. Muchas de las víctimas eran transeúntes.

En Meiktila, una ciudad en el centro de Myanmar, Ma Pan Ei Phyu, de 14 años, estaba en casa cuando las fuerzas de seguridad comenzaron a disparar al azar en el vecindario, dijo su padre, U Min Min Tun. La familia no escuchó un disparo y no se dieron cuenta de que la habían matado hasta que cayó al suelo. La habían golpeado en el pecho.

En Yangon, Maung Wai Yan Tun, de 13 años, estaba jugando afuera cuando llegaron la policía y los soldados. Asustado, se escapó y le dispararon, dijo su madre al medio de noticias en línea Mizzima. La familia fue a recuperar su cuerpo, pero al encontrarlo rodeado de fuerzas de seguridad, no se atrevieron a acercarse.

“La matanza de hoy de civiles desarmados, incluidos niños, marca un nuevo mínimo”, escribió el secretario de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, Dominic Raab, en un Publicación de Twitter en sábado. “Trabajaremos con nuestros socios internacionales para poner fin a esta violencia sin sentido, hacer que los responsables rindan cuentas y asegurar un camino de regreso a la democracia”.

Uno de los incidentes más sangrientos tuvo lugar en el municipio de Dala, cerca de Yangon. El viernes por la tarde, la policía arrestó a dos manifestantes en su casa.

Poco después, los vecinos se reunieron frente a la comisaría y exigieron su liberación. La policía respondió disparando balas de goma y granadas paralizantes contra la multitud, dijo un testigo.

Los residentes se retiraron pero regresaron a la comisaría después de la medianoche. Esta vez, después de un prolongado enfrentamiento, las fuerzas de seguridad abrieron fuego con munición real. Al menos 10 personas murieron y 40 resultaron heridas.

You may also like

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy