Directoras de Hot Docs 2021: Conoce a Svetlana Rodina – “Ostrov – Lost Island”

Svetlana Rodina ha trabajado como reportera y conductora de varios programas de televisión en el canal RTR. En 2011, se convirtió en editora en jefe del departamento de documentales de United Media Group, una de las productoras más grandes de Rusia. Desde 2006, Rodina ha trabajado principalmente como guionista y directora de documentales.

“Ostrov – Lost Island” se proyectará en el Festival Internacional de Cine Documental Canadiense Hot Docs 2021, que se llevará a cabo del 29 de abril al 9 de mayo. El festival es digital este año debido al COVID-19. La transmisión está bloqueada geográficamente en Canadá. La película está codirigida por Laurent Stoop.

W&H: Descríbanos la película con sus propias palabras.

SR: Un pueblo ruso de pescadores en una isla del Mar Caspio, olvidado por el estado tras la caída de la URSS. Para evitar el hambre, los pescadores se ven obligados a cazar furtivamente. Iván y su familia sobreviven sin electricidad, administración, médicos ni servicios legales. A pesar de los momentos de desesperación, Iván no olvida cómo amar y soñar; cree en el futuro de su hermosa y extraña isla porque es su tierra natal. Pero su hijo Anton no cree en nada y solo quiere una cosa: irse de la isla.

W&H: ¿Qué le atrajo de esta historia?

SR: Todo comenzó con una foto tomada por un amigo mío. Había una foto de unas ruinas en la niebla en algún lugar abandonado y aislado. Fue hermoso. Había algo extraño en ese lugar. Sentí que había una historia ahí. Me dijeron que este lugar estaba en Rusia, en una isla en el Mar Caspio, y la gente vivía allí en condiciones extrañas y difíciles.

Desde entonces, quise ir a la isla y conocer a esta gente. Tenía muchas ganas de entender qué significaba la isla para ellos: ¿era una especie de libertad o una prisión? ¿Y por qué no abandonan esta extraña isla? En ese momento, acababa de emigrar de Rusia, mi hermoso y extraño país, a la segura y estable Suiza. Y la isla se convirtió en una fuerte metáfora para mí.

W&H: ¿En qué quiere que la gente piense después de ver la película?

SR: Me gustaría que los espectadores se pusieran en el lugar de Ivan y luego pensaran honestamente: “¿Qué hubiera hecho yo en su posición?”. Y también me gustaría mostrar por qué es tan importante para Iván creer en la grandeza de su país y la omnipotencia de Vladimir Putin. Por qué Iván prefiere esconderse de la realidad a través de sus ilusiones: en una situación difícil, esta creencia lo salva de la desesperación. Y en ese sentido, para mí personalmente, no se trata solo de Rusia. Es una historia universal.

En un momento de desesperación y desesperanza, la mayoría de nosotros intenta escapar a la ilusión de que en algún lugar hay algún tipo de justicia absoluta. Para algunos es Dios y van a la iglesia. No hay iglesia en Ostrov, sin embargo, fue destruida durante la Unión Soviética. Entonces, para Iván, es Putin, quien, para él, no es un político sino una especie de Dios. ¿Podemos juzgarlo por esto?

Esta situación y esta forma de pensar es típica de la mayoría de la gente en Rusia. Por eso se enojan tanto cuando alguien se atreve a criticar a Putin en películas o artículos. Para ellos, es un insulto personal. No quieren perder la esperanza. ¡Eso es todo!

W&H: ¿Cuál fue el mayor desafío al realizar la película?

SR: Llegar y trabajar en Ostrov no fue fácil: el calor, los mosquitos y la falta de higiene en la isla, ya que la única forma de ducharse es afuera y solo hay un punto de agua en la isla, excepto los que tienen pozos. Las conexiones telefónicas eran aleatorias, según la dirección del viento. Por supuesto, no había Internet. Pero lo más difícil fue acercarse a la gente.

Los isleños, que viven fuera del sistema, fuera de la ley, sospechaban de nosotros. Pensaron que tal vez la policía nos envió y que queríamos olfatear detalles específicos de su negocio de pesca, pero no buscamos eso. Nos interesaron los personajes, las emociones, las historias familiares. Pasamos mucho tiempo allí, casi perdiendo la esperanza de que se abrieran con nosotros.

Y durante todo este tiempo, Iván nos estuvo observando. Aparentemente, le agradamos. Un día, nos invitó a su casa para una charla. Y ese fue el comienzo de nuestra película. Gracias a Iván, la isla finalmente nos dejó entrar en su historia, en su universo. Para nosotros, Iván es la encarnación de la isla.

W&H: ¿Cómo consiguió la financiación de su película? Comparta algunas ideas sobre cómo se hizo la película.

SR: Primero nos acercamos a la productora DokLab, que estaba interesada en el tema de la película. Luego escribimos un guión creativo y un archivo basado en dos viajes y un pre-rodaje que hicimos nosotros mismos. Suiza tiene un sistema de ayuda financiera para el cine a través de la oficina federal de cultura y de los distintos cantones. La televisión pública también financia proyectos, lo que genera muchos encargos y lleva algo de tiempo, sobre todo porque solo se financian proyectos cinematográficos excelentes. Al final, pudimos financiar la película por completo.

W&H: ¿Qué te inspiró a convertirte en cineasta?

SR: Me gradué de la universidad como filóloga y especialista en literatura rusa. Pensé que me convertiría en escritora porque siempre me ha gustado contar historias y lo más interesante para mí es conocer gente. Soy el tipo de persona que puede hablar con un extraño en el tren para saber si es feliz; de qué está orgulloso; lo que sufre; con lo que sueña.

A los 17 años, mientras aún estaba en la universidad, el destino me llevó a la televisión y descubrí el poder de la expresión visual. Mis amigos camarógrafos me sacaron de mi mundo de los libros, en el que había vivido mi juventud, y me dejaron descubrir el mundo del cine. Me sumergí en los universos creados por Tarkovsky, Fellini, Antonioni, Bergman.

No elegí el camino de la dirección de inmediato, pero finalmente me di cuenta de que era el camino para mí, combinando mi amor por las personas; mi deseo de escuchar y contar historias; y mi amor por las artes visuales. ¿Pero sabes cuál es la mejor parte? Un día, en la casa de mis padres, encontré mis viejos cuadernos de bocetos y vi que estaban llenos de imágenes que contaban constantemente ciertas historias. Incluso cuando tenía entre siete y 10 años, ¡estaba haciendo guiones gráficos para películas sin saberlo!

W&H: ¿Cuál es el mejor y el peor consejo que ha recibido?

SR: El mejor consejo que recibí fue de Marina Razbezhkina, directora y fundadora de la Escuela de Cine Documental: una directora no debe ofrecerse a los protagonistas como inteligente, talentosa, etc. Un director debe abordar sus temas como alguien que quiere comprenderlo. Y en ese caso, te ofreces como débil e inexperto.

Lo más importante es no construir tu vida según los modelos que has imaginado. Tienes que guardar todos los planos y adentrarte en la vida de otra persona con la mente abierta, en el “río que te llevará junto con el protagonista”. Agradezco los buenos consejos.

No recuerdo ningún mal consejo. Me considero responsable de todo lo que hago en mi vida. Es mi responsabilidad, no la de alguna persona que una vez me dio un mal consejo.

W&H: ¿Qué consejo le daría a otras directoras?

SR: No sé si tengo derecho a dar consejos a los demás. Te diré lo que me digo a mí mismo antes de cada expedición de rodaje: recuerda que eres ante todo un cineasta, un profesional y luego una mujer, o un hombre o un no binario. Silencia tu personalidad. Concéntrese en la otra persona que está filmando. Sigue a tu protagonista con la mente abierta y trata de deshacerte de los estereotipos. Para hacer un documental hay que ser una persona modesta y tranquila que esté dispuesta a escuchar y oír, a mirar y ver.

W&H: Nombra tu película favorita dirigida por mujeres y por qué.

SR: ¡Hay tantos! Ya he mencionado a Marina, a quien considero una de mis maestras y mayores inspiraciones. También me encanta el trabajo de Lynne Ramsay y Andrea Arnold.

Mi último descubrimiento es “Nomadland” de Chloé Zhao y me quedé impresionado con su método: mezcla las técnicas del documental y el largometraje. El resultado es una inmersión al 100% en la realidad de su película. Me encantaría trabajar de la misma forma. Cuando hago un documental, conozco muchas historias que no se pueden filmar, por la seguridad de los personajes, por ejemplo. Quizás algún día cuente estas historias con la ayuda de actores.

W&H: ¿Cómo se está adaptando a la vida durante la pandemia de COVID-19? ¿Sigues siendo creativo y, de ser así, cómo?

SR: Este período casi no cambió nada en mi vida. Tengo un temperamento felizmente introvertido y no necesito socializar ni salir mucho para ser feliz. En lo que se refiere al trabajo, tuvimos suerte. Acabábamos de terminar de filmar y estábamos en el período de edición. Hice algunas ediciones en casa, pero también seguí escribiendo, buscando nuevas ideas con mi esposo Laurent Stoop.

“Ostrov – Lost Island” es nuestra primera película juntos y ¡no queremos parar! Honestamente, este período fue extremadamente creativo. Pero ahora tenemos que hacer expediciones nuevamente, y eso puede ser difícil, por supuesto. Quiero decir, miro hacia el futuro con cierta ansiedad.

W&H: La industria del cine tiene una larga historia de subrepresentación de personas de color en la pantalla y detrás de escena y de reforzar y crear estereotipos negativos. ¿Qué acciones crees que se deben tomar para que Hollywood y / o el mundo de la documentación sean más inclusivos?

SR: Creo que se debe hacer todo lo posible para eliminar la injusticia hacia las personas de color, las personas de diferentes géneros, las personas que viven con discapacidades, etc. Lo más importante es el talento y la voluntad de trabajar de una persona. Me resulta difícil hablar de los problemas que existen en la industria cinematográfica occidental. Salí de un contexto diferente. Históricamente, hay muy pocas personas de color en Rusia; solemos hablar de diferentes nacionalidades, no de razas.

Yo, por ejemplo, soy mitad ruso y mitad tártaro. El problema es muy agudo a nivel nacional. Hay prejuicios contra las personas del Cáucaso, Asia Central y los pueblos indígenas de Siberia. Pero el campo del cine documental, en el que trabajo, se ha mantenido hasta ahora como uno de los más tolerantes y abiertos. Tengo muchos colegas talentosos y exitosos de diferentes nacionalidades.




Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.