El ascenso y la caída de WeWork, una vez celebrada como una de las empresas emergentes más populares del mundo | Noticias de negocios

Parece que el fin está cerca para WeWork, el proveedor de espacios de trabajo flexibles que alguna vez tuvo una valoración de 47 mil millones de dólares.

El Wall Street Journal informa que la empresa planea declararse en quiebra la próxima semana.

Será un final ignominioso para un negocio alguna vez alardeado y visto como sinónimo, en días mejores, de algunas de las empresas tecnológicas más populares de Estados Unidos y del auge del capital de riesgo de finales de la década de 2010.

El Journal informó que WeWork no cumplió con los pagos de intereses adeudados a sus tenedores de bonos el 2 de octubre, iniciando un período de gracia de 30 días en el que debe realizar los pagos o se considerará que ha incumplido.

WeWork, cuyo La valoración del mercado de valores se ha reducido a sólo £121 millones, dijo el martes que había llegado a un acuerdo con sus tenedores de bonos que le daba otros siete días para negociar antes de que se desencadenara un default.

Salones de lujo y café y cerveza de barril gratis

Todo esto está muy lejos de los días en que, en 2019, WeWork era aclamada como una de las empresas emergentes más populares que existen.

La empresa fue fundada en Nueva York en 2010 por Adam Neumann, un empresario israelí que había aprovechado el espíritu de la época posterior a la crisis financiera de trabajo más colaborativo.

Imagen:
Adam Neumann, cofundador y ex director ejecutivo

Lo resumió en una entrevista de 2011 con el New York Daily News en la que dijo: “La década de 1990 y principios de la década de 2000 fueron la década del ‘yo’. El iPhone, el iPod… todo giraba en torno a mí. ¿Mira a dónde nos llevó eso? En un terrible recesión.

“La próxima década es la década del ‘Nosotros’, donde la colaboración es el futuro de la innovación”.

“Esta generación vio cómo se desmoronaban las grandes empresas. Han visto regímenes derrocados por las páginas de Facebook. Si miras de cerca, ya estamos en una revolución. Queremos que sea positiva”.

Con ese fin, WeWork se dirigió a los trabajadores jóvenes, particularmente en el sector tecnológico, equipando sus espacios de trabajo amplios, luminosos y con servicios, con lujosos salones y café y cerveza de barril gratis.

Se trataba de ofrecer a las personas la posibilidad de divertirse mientras trabajaban, resumido en el lema corporativo: “Do What You Love”.

En el, a veces sofocante, mundo de la propiedad comercial, WeWork era visto como un innovador que atraía rápidamente respaldo financiero.

En una ronda de financiación Serie G, en julio de 2017, se valoró en 20.000 millones de dólares.

WeWork es un proveedor de oficinas compartidas que alquila espacio a empresas, principalmente a empresas emergentes.

Para entonces, Neumann vendía astutamente acciones del negocio y reciclaba las ganancias en propiedades residenciales.

Ya en 2014, había comprado una casa adosada de 10,5 millones de dólares en el Greenwich Village de Nueva York, y en 2016 compró por 16 millones de dólares una finca agrícola de 60 acres en Westchester, en el norte del estado de Nueva York.

La empresa alcanzó su cenit cuando, en enero de 2019, el inversor tecnológico japonés SoftBank invirtió 2.000 millones de dólares a un precio que valoraba WeWork en 47.000 millones de dólares.

Más tarde ese año, solicitó una salida a bolsa.

Cuando el centavo empezó a caer…

En septiembre de 2019, el escepticismo hacia la empresa aumentaba. empezando a montar.

En Wall Street empezaba a caer la voz de que WeWork, a pesar de su llamativa fachada, no era una empresa de tecnología sino un negocio inmobiliario convencional.

Peor aún, era una empresa que estaba celebrando arrendamientos a largo plazo, normalmente de 15 años, mientras alquilaba espacio a corto plazo, normalmente de dos años o menos.

Esto se consideró potencialmente problemático en caso de una caída en la demanda de espacio para oficinas y particularmente en vista de las sumas que WeWork estaba gastando en remodelar sus oficinas.

La salida de Adam Neumann

También hubo preocupaciones sobre el gobierno corporativo, particularmente cuando se supo que Neumann había estado alquilando propiedades que poseía personalmente a WeWork.

A finales de mes, la oferta pública inicial había sido descartada y Neumann fue destituido como director ejecutivo, y su salida fue suavizada por un pago de 1.700 millones de dólares.

En noviembre de 2019, SoftBank estaba disculpándose por las pérdidas había incurrido al invertir en WeWork, al tiempo que rescataba a la empresa con otros 10 mil millones de dólares que le dieron a SoftBank el 80% del negocio.

Masayoshi Son, fundador de SoftBank, todavía confiaba en ese momento en que la inversión daría sus frutos.

WeWork es un proveedor de oficinas compartidas que alquila espacio a empresas, principalmente a empresas emergentes.

Luego vino el COVID-19

Pero luego vino la COVID y una ola de confinamientos en todo el mundo. WeWork pasó la mayor parte de 2020 despidiendo empleados, cerrando oficinas y renegociando los contratos de arrendamiento de las que conservaba.

Este ejercicio de limpieza, destinado a frenar el gasto de efectivo de WeWork, fue el precursor, finalmente, de la salida a bolsa de la empresa.

De manera bastante apropiada, esto se produjo a través de otra locura por las inversiones, con la fusión de WeWork con una Compañía de Adquisiciones de Propósito Especial (SPAC).

Estas empresas, a veces llamadas Empresas de ‘cheque en blanco’eran esencialmente vehículos cotizados sin más activos que efectivo, creados específicamente para fusionarse con una empresa privada que buscaba salir al mercado sin la molestia de embarcarse en largas giras y presentaciones para inversores.

WeWork llegó al mercado en octubre de 2021 con un valor de 9.000 millones de dólares, una fracción de la valoración que había obtenido anteriormente, que a su vez parecía excesiva en vista de que acababa de informar de pérdidas de 3.000 millones de dólares durante el primer semestre de 2021.

Irónicamente, uno de los mayores ganadores de la salida a bolsa fue Neumann, que había retenido una participación del 11% en el negocio. Según se informa, celebró el debut bursátil de WeWork con una fastuosa fiesta de tequila.

Durante los siguientes meses surgieron esperanzas de que WeWork pudiera beneficiarse de la creciente popularidad, post-COVID, del trabajo híbrido.

En marzo de 2022, la empresa pronosticó que sus ingresos para el año serían al menos un 30% mejores que los resultados de 2021 y, ese verano, la empresa informó que la ocupación de sus escritorios había vuelto al nivel anterior a la pandemia del 72%.

Pero los costes de la empresa siguieron siendo un motivo persistente de preocupación y, cuando en noviembre del año pasado la empresa informó sus resultados del tercer trimestre, se vio obligada a admitir que no sería rentable durante 2022.

Sólo durante los tres meses hasta septiembre del año pasado había gastado 205 millones de dólares en efectivo. La revelación estuvo acompañada de la noticia de que se cerrarían otras 40 oficinas de bajo rendimiento en Estados Unidos.

La ironía de cuando llegó el momento de WeWork

La enorme ironía de todo esto fue que el momento de WeWork parecía haber llegado.

Las grandes empresas, como El trabajo híbrido despegóbuscaban exactamente el tipo de espacios de trabajo flexibles que ofrecía.

Desafortunadamente, la compañía siguió arrastrada por arrendamientos onerosos, y muchos de sus sitios estaban ubicados en algunas de las ubicaciones más caras de las ciudades en las que tenían su sede.

Las ventas tampoco aumentaron según las expectativas. En febrero de este año, la compañía informó ingresos en 2022 de 3.245 millones de dólares (un aumento del 26% con respecto a 2021 y menos que las previsiones anteriores) y admitió que, en el mejor de los casos, solo alcanzaría el punto de equilibrio en 2023.

Y ahora, las tasas de interés estaban subiendo, ejerciendo más presión sobre una empresa que ya estaba endeudada.

Sandeep Mathrani renunció como director ejecutivo en mayo y, en agosto, su sucesor, David Tolley, atribuyó la situación a un contexto económico desafiante y a un exceso de oferta de espacio de trabajo flexible, ya que la compañía nuevamente no cumplió con sus pronósticos para la primera mitad del año.

Admitió que había “dudas sustanciales” sobre si la empresa podría seguir operando. En los meses siguientes se ha producido un intento continuo de cerrar ubicaciones no rentables.

Los accionistas han votado con los pies: el precio de las acciones ha bajado un 96% este año y una exclusión obligatoria de la cotización, después de que las acciones cotizaran durante más de 30 días a menos de 1 dólar -una infracción de las normas de la Bolsa de Nueva York- fue evitada por poco por una consolidación de una acción por 40.

Al final, WeWork nunca pudo deshacerse por completo de su legado, de las deudas en las que había incurrido y de los arrendamientos que había asumido.

La historia de su fracaso -si llega el caso- es prueba de un viejo dicho sobre inversiones: si algo parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.

2023-11-01 16:10:00
#ascenso #caída #WeWork #una #vez #celebrada #como #una #las #empresas #emergentes #más #populares #del #mundo #Noticias #negocios,

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy