El derramamiento de sangre en Myanmar es ‘absolutamente indignante’: Biden

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, condenó el domingo el derramamiento de sangre contra los manifestantes antigolpistas en Myanmar como “absolutamente indignante”, después de que las fuerzas de seguridad mataran a más de 100 personas, incluidos al menos siete niños.

Myanmar ha estado en crisis desde que el ejército derrocó y detuvo a la líder civil Aung San Suu Kyi el 1 de febrero, lo que provocó protestas masivas que exigían el retorno a la democracia.

El sábado, al menos 107 personas murieron en todo Myanmar cuando las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra los manifestantes.


Manifestantes marchan en Yangon contra el golpe militar de Myanmar Foto: FACEBOOK / Handout

“Es terrible”, dijo Biden a los periodistas en breves declaraciones que dio en su estado natal de Delaware.

“Es absolutamente indignante y, según los informes que he recibido, se ha matado a una gran cantidad de personas de forma totalmente innecesaria”.

Los asesinatos del sábado se produjeron después de que la junta realizara una gran demostración de poder en su Día de las Fuerzas Armadas anual.

La Unión Europea describió la violencia mortal como “inaceptable”.

Protestas en Myanmar
Myanmar ha estado en crisis desde que los generales derrocaron y detuvieron a la líder civil Aung San Suu Kyi, lo que provocó protestas masivas que exigían el regreso a la democracia Foto: FACEBOOK / Handout

“Lejos de celebrar, el ejército de Myanmar ha hecho de ayer un día de horror y vergüenza”, dijo el jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, en un comunicado.

La condena se produjo después de que los jefes de defensa de 12 países, incluidos Estados Unidos, Gran Bretaña, Japón y Australia, denunciaran al ejército de Myanmar.

“Un ejército profesional sigue los estándares internacionales de conducta y es responsable de proteger, no de dañar, a las personas a las que sirve”, dijo la rara declaración conjunta.

“Instamos a las Fuerzas Armadas de Myanmar a que cesen la violencia y trabajen para restaurar el respeto y la credibilidad con el pueblo de Myanmar que ha perdido con sus acciones”.

Protestas en Myanmar
La violencia estalló en todo el país y los militares utilizaron rondas reales en más de 40 municipios en nueve regiones, incluida la ciudad más grande de Yangon, dijo el grupo de monitoreo local Asociación de Asistencia para Prisioneros Políticos (AAPP) Foto: DAWEI WATCH / Handout

Según un grupo de vigilancia local, el número de muertos por las represiones desde el golpe ha aumentado a al menos 423.

El domingo se llevaron a cabo funerales para algunas de las víctimas, después del día más sangriento desde el golpe.

En Mandalay, la familia de Aye Ko, padre de cuatro hijos, conmemoró su vida en un servicio después de que lo mataran durante la noche.

Protesta en Myanmar
En la capital, Naypyidaw, hubo un gran desfile de tropas y vehículos militares, y el líder de la junta, el general Min Aung Hlaing, advirtió en un discurso que los actos de “terrorismo” eran inaceptables Foto: espanol / STR

“Me entristece mucho perder a mi esposo; junto con mis hijos, estoy desconsolado”, dijo a la espanol su esposa Ma Khaing.

Los familiares del niño de 13 años Sai Waiyan, que recibió un disparo el sábado jugando afuera de su casa en Yangon, lloraron sobre su ataúd el domingo por la tarde, informaron los medios locales.

A pesar de los peligros, los manifestantes volvieron a salir a las calles el domingo en partes de Yangon, incluida Hlaing, y en las ciudades de Dawei, Bago, Myingyan y Monywa.

Myanmar golpe
El régimen militar de Myanmar realiza una gran demostración de fuerza para su desfile anual del Día de las Fuerzas Armadas, mientras las fuerzas de seguridad reprimen violentamente las protestas a favor de la democracia en ciudades de todo el país. Foto: Myawaddy TV

Los medios estatales confirmaron que dos hombres y dos mujeres fueron asesinados en Monywa el domingo.

También hubo una muerte en Myingyan: una mujer murió y otras dos resultaron heridas, dijo un médico.

En Hlaing, un niño de 16 años perdió una mano en una explosión al intentar arrojar una granada que las fuerzas de seguridad habían lanzado contra los manifestantes, dijo un rescatista.

Un día antes hubo brutales represiones militares en más de 40 lugares en todo el país. Las regiones de Mandalay y Yangon vieron la mayoría de las muertes, según la Asociación de Asistencia para Prisioneros Políticos (AAPP).

La ONU calculó el número de muertos del sábado en 107 personas, incluidos siete niños, pero esperaba que aumentara aún más.

“Las acciones vergonzosas, cobardes y brutales de los militares y la policía, que han sido filmadas disparando contra los manifestantes mientras huyen y que ni siquiera han perdonado a los niños pequeños, deben detenerse de inmediato”, dijeron las enviadas de las Naciones Unidas Alice Wairimu Nderitu y Michelle. Bachelet dijo en un comunicado conjunto.

Henrietta Fore, directora ejecutiva de la agencia de la ONU para la infancia, UNICEF, dijo que, según informes, 10 niños habían sido asesinados a tiros el sábado.

“Además de los impactos inmediatos de la violencia, las consecuencias a largo plazo de la crisis para los niños del país podrían ser catastróficas”, dijo Fore en un comunicado.

La emisora ​​militar Myawaddy TV informó que el número de muertos del sábado fue de 45, y señaló que 552 personas habían sido arrestadas y afirmó que era una represión inevitable porque los manifestantes usaron armas y bombas reales contra las fuerzas de seguridad.

Los rebeldes en el estado de Karen, en el este de Myanmar, dijeron que habían sido blanco de ataques aéreos el sábado por la noche, horas después de que el grupo étnico armado tomara una base militar.

Hsa Moo, de etnia karen y activista de derechos humanos, dijo que tres personas murieron y al menos ocho resultaron heridas.

Fue el primer asalto aéreo en 20 años en el estado y tuvo como objetivo a la Quinta Brigada de la Unión Nacional Karen (KNU), uno de los grupos armados más grandes del país, que dice que representa al pueblo étnico Karen.

Más ataques aéreos el domingo enviaron a 2.000 personas de dos aldeas en el estado de Karen a través de la jungla a través de la frontera hacia Tailandia en busca de seguridad, dijo Hsa Moo a la espanol.

Un gran desfile de tropas y vehículos militares en la capital, Naypyidaw, el sábado vio al líder de la junta, el general Min Aung Hlaing, defender el golpe y comprometerse a ceder el poder después de las nuevas elecciones.

Pero también lanzó una amenaza al movimiento antigolpista, advirtiendo que los actos de “terrorismo que pueden ser perjudiciales para la tranquilidad y la seguridad del Estado” eran inaceptables.

El sábado por la noche, Min Aung Hlaing y su esposa entretuvieron a dignatarios, incluido el viceministro de Defensa ruso, Alexander Fomin, en una lujosa cena al aire libre en Naypyidaw.

El periódico estatal Mirror informó que hubo actuaciones musicales y una exhibición de drones con una representación de Min Aung Hlaing saludando.

Copyright espanol. Reservados todos los derechos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.