El fiscal general de Irán señala que la policía de la moralidad podría ser ‘abolida’

El fiscal general de Irán dijo el sábado que la controvertida policía moral del país será “abolida”, informaron los medios locales, en medio de las continuas protestas en todo el país.

“La policía de la moralidad no tenía nada que ver con el Poder Judicial y la misma institución que la estableció, ahora la ha abolido”, dijo Mohammad Jafar Montazeri en un evento religioso. por las agencias de noticias semioficiales ISNA e ILNA, así como por varios otros medios de comunicación.

Montazeri, quien no se encarga de fiscalizar a la policía de la moralidad en su rol de fiscal general, agregó que “el Poder Judicial seguirá fiscalizando las conductas sociales”.

No estaba claro si se refería a que la policía moral sería abolida para siempre o si regresaría de alguna forma.

El comentario breve y sin guión de Montazeri se produjo en respuesta a una pregunta sobre “por qué se cerró la policía de la moralidad”, informaron los medios.

NBC News no puede verificar de forma independiente sus comentarios.

El Ministerio del Interior y la policía de Irán no han comentado sobre el estado de la policía moral.

Los medios de comunicación estatales oficiales que asistieron al evento no informaron sobre los comentarios de Montazeri, lo que indica que no fueron sancionados por el establecimiento político.

Irán se ha visto afectado por meses de protestas, provocadas por la muerte de Mahsa Amini, una joven de 22 años de la región iraní del Kurdistán, que murió en el hospital tres días después de haber sido detenida por la policía moral en septiembre.

Supuestamente, Amini no cubrió completamente su cabello y desafió los estrictos códigos de vestimenta del país cuando fue arrestada en la capital de Irán, Teherán.

El informe de un forense dijo en octubre que Amini había muerto por falla orgánica múltiple y descartó golpes en la cabeza y el cuerpo como causa de su muerte. La policía había dicho que Amini murió después de que se enfermó y entró en coma, pero su familia dijo que los testigos les dijeron que los agentes la golpearon. La policía ha negado esta acusación.

Después de su muerte, jóvenes manifestantes salieron a las calles, arrancándose los hijabs y profanando los símbolos de la República Islámica. Con mujeres y niñas al frente, aparecieron videos en las redes sociales de muchas de ellas quitándose y quemando sus velos y cortándose el cabello en público, en abierto desafío a la República Islámica dirigida por clérigos.

Las demandas por los derechos de las mujeres luego se transformaron en llamados más amplios para derrocar al régimen, lo que planteó uno de los desafíos más serios para el gobierno iraní desde la revolución de 1979. Algunos han coreado consignas contra el líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei, y el presidente Ebrahim Raisi.

El gobierno ha culpado a lo que llama “enemigos extranjeros” por avivar los disturbios.

El general Amir Ali Hajizadeh, comandante de la división aeroespacial de la Guardia Revolucionaria paramilitar, fue citado a fines del mes pasado por un sitio web cercano a la Guardia diciendo que más de 300 personas han muerto, incluidos “mártires”, una aparente referencia a fuerzas de seguridad.

Activistas de derechos humanos en Irán, un grupo de derechos humanos con sede en Estados Unidos, dijo en un tuit el sábado que al menos 470 manifestantes han muerto y más de 18.000 han sido detenidos hasta el momento.

NBC News no puede verificar de forma independiente ninguna de las dos cifras.

El secretario de Estado, Antony Blinken, elogió el “coraje extraordinario” de las mujeres iraníes por “levantarse, hablar, defender sus derechos básicos”, en una entrevista con Andrea Mitchell de NBC News a fines del mes pasado.

Mientras tanto, la agencia de noticias estatal IRNA informó el domingo que las autoridades ejecutaron el domingo a cuatro personas acusadas de trabajar para la agencia de inteligencia israelí Mossad. Otros tres recibieron largas sentencias de prisión.

Los miembros de la red robaron y destruyeron propiedades públicas y privadas y secuestraron a personas para interrogarlas, según el informe. Dijo que los presuntos espías tenían armas y recibían salarios del Mossad en forma de criptomonedas.

IRNA identificó a los prisioneros ejecutados como Hossein Ordoukhanzadeh, Shahin Imani Mahmoudabadi, Milad Ashrafi y Manouchehr Shahbandi. Otros tres miembros del grupo recibieron sentencias de cinco a 10 años de prisión, informó la agencia de noticias.

NBC News no ha podido verificar este informe.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.