Estados Unidos extradita a norcoreanos de Malasia

Estados Unidos extraditó a un norcoreano acusado de lavado de dinero desde Malasia, dijo Pyongyang el viernes, ya que el régimen dijo que cortaría los lazos con Kuala Lumpur por la decisión.

Fue la primera extradición exitosa de un norcoreano por parte de Estados Unidos, dijeron los expertos, en un caso que podría fortalecer la mano de Washington para hacer cumplir las sanciones.

“Esto probablemente hará que los norcoreanos se sientan menos seguros al operar en países que tienen vínculos más estrechos con Estados Unidos que ellos”, dijo Go Myong-hyun, investigador del Instituto de Política Asan en Seúl. “Porque ahora saben que pueden ser enviados a EE. UU.”

El acusado norcoreano, Mun Chol Myong, es buscado por las autoridades estadounidenses por sospechas de lavado de dinero y violación de las sanciones de la ONU, según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Malasia.

Corea del Norte negó las acusaciones contra Mun y dijo que estaba involucrado en actividades comerciales legales. “Es una invención absurda y un complot puro argumentar que estuvo involucrado en ‘lavado de dinero ilegal’”, dijo el viernes el Ministerio de Relaciones Exteriores de Pyongyang.

Al acusar a Malasia de un acto hostil, Pyongyang dijo que rompería inmediatamente las relaciones diplomáticas con el país del sudeste asiático. Corea del Norte también dijo que Estados Unidos pagaría un precio.

En respuesta, los funcionarios malasios exigieron que todos los diplomáticos norcoreanos restantes en el país se fueran en las próximas 48 horas.

Un abogado del Sr. Mun en Malasia se negó a comentar.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos se negó a comentar. El Departamento de Estado remitió las preguntas al gobierno de Malasia.

Washington le pidió a Kuala Lumpur su extradición en mayo de 2019, según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Malasia.

Estados Unidos ha tratado de aislar a Corea del Norte del sistema financiero mundial mediante sanciones para evitar que continúe con su programa de armas nucleares. Sin embargo, la aplicación de las sanciones ha sido imperfecta. Corea del Norte lleva a cabo gran parte de sus esquemas ilícitos de obtención de dinero, como la piratería informática o la exportación de bienes prohibidos por sanciones, en países donde Estados Unidos no tiene jurisdicción o en aquellos que se consideran adversarios de Washington como China o Rusia.

Los supervisores de sanciones han sospechado durante mucho tiempo que Corea del Norte utiliza a Malasia como centro de planes ilícitos de obtención de dinero. En varios informes, un panel de expertos designado por la ONU ha mencionado Malaysia Korea Partners, una empresa con sede en Malasia que ganó dinero en efectivo para Corea del Norte.

La compañía creó una red global que emprendió proyectos en África, Hong Kong y Medio Oriente, supuestamente en un esfuerzo por evadir las sanciones. Ha realizado servicios en tecnología de la información, construcción, minería, comercio de carbón, seguridad y transporte, dijo la ONU.

Apenas unos días antes de la toma de posesión de Joe Biden, Corea del Norte presentó un nuevo misil balístico lanzado desde un submarino y etiquetó a Estados Unidos como su mayor enemigo. Timothy Martin, de espanol, explica por qué Pyongyang quiere estar a la cabeza de la agenda de Washington. Foto: KCNA / Shutterstock

Las relaciones entre Malasia y Corea del Norte se han deteriorado desde que Kim Jong Nam, el medio hermano mayor del líder norcoreano Kim Jong Un, fue asesinado allí en 2017 con un agente nervioso prohibido internacionalmente. Estados Unidos y Corea del Sur han acusado a Pyongyang de estar detrás del asesinato, lo que ha negado.

La decisión de Corea del Norte de cortar las relaciones diplomáticas con Malasia puede ser en parte una indicación de que Pyongyang ya no puede usar el país de manera efectiva para evadir las sanciones, dijo Woo Jung-yeop, investigador del Instituto Sejong, un grupo de expertos cerca de Seúl. “Si todavía sintieran que podían ganar un dinero significativo allí, probablemente hubieran querido mantener su embajada”, dijo.

La ONU ha dicho que diplomáticos norcoreanos con base en países extranjeros, incluida Malasia, han participado en trabajos de evasión de sanciones para el régimen de Kim, que tiene problemas de liquidez. Malasia y Corea del Norte mantienen relaciones diplomáticas desde 1973.

La declaración del viernes también se produce cuando las relaciones entre la administración Biden y Corea del Norte han tenido un comienzo difícil.

Corea del Norte ha rechazado el alcance de Estados Unidos para las conversaciones por teléfono y correo electrónico desde mediados de febrero, dijeron funcionarios estadounidenses. En cambio, altos funcionarios de Pyongyang arremetieron contra Estados Unidos en declaraciones públicas esta semana cuando los secretarios de Estado y Defensa del presidente Biden estaban visitando Japón y Corea del Sur.

El martes, Kim Yo Jong, la hermana del líder de Corea del Norte, advirtió al gobierno de Biden que no “cause un mal olor”. El jueves, Choe Son Hui, un diplomático de alto rango de Pyongyang, dijo que Corea del Norte no estaba interesada en volver a las negociaciones nucleares estancadas desde hace mucho tiempo con Washington. Mientras tanto, la administración Biden está a punto de completar una revisión de la política sobre Corea del Norte.

Escribir a Andrew Jeong en [email protected]

Copyright © 2020 Dow Jones & Company, Inc. Todos los derechos reservados. 87990cbe856818d5eddac44c7b1cdeb8

.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.