Expulsados ​​de EE. UU. Por la noche, las familias migrantes sopesan los próximos pasos

REYNOSA, México (AP) – En una de las ciudades más notorias de México por el crimen organizado, los migrantes son expulsados ​​de Estados Unidos durante toda la noche, agotados del viaje, desilusionados por no tener la oportunidad de buscar asilo y en una encrucijada sobre dónde ir. siguiente.

Marisela Ramírez, quien regresó a Reynosa alrededor de las 4 am del jueves, trajo a su hijo de 14 años y dejó a otros cinco niños, uno de solo 8 meses, en Guatemala porque no podía pagar más dinero a los contrabandistas. Ahora, enfrentando otra angustiosa decisión, se inclinó por enviar a su hijo al otro lado de la frontera solo para establecerse con una hermana en Missouri, consciente de que Estados Unidos está permitiendo que los niños no acompañados soliciten asilo.

“Estamos en las manos de Dios”, dijo Ramírez, de 30 años, en un parque árido con pasto agonizante y una gran glorieta en el centro que sirve de refugio a los migrantes.

Lesdny Suyapa Castillo, de 35 años, dijo entre lágrimas que regresaría a Honduras con su hija de 8 años, quien yacía bajo el mirador respirando pesadamente con los ojos parcialmente abiertos y las moscas rodeando su rostro. Después de que no le paguen por tres meses de trabajo como enfermera en Honduras durante la pandemia, quiere un trabajo estable en los Estados Unidos para enviar a una hija mayor a la escuela de medicina. Un amigo de Nueva York la animó a volver a intentarlo.

“Me encantaría ir, pero una madre no quiere ver a su hijo en esta condición”, dijo después de que la dejaran en Reynosa a las 10 de la noche.

Las decisiones se desarrollan en medio de lo que los funcionarios de la Patrulla Fronteriza dicen que es un promedio extraordinariamente alto de 30 días de 5,000 encuentros diarios con migrantes. A los niños que viajan solos se les permite permanecer en los EE. UU. Para solicitar asilo, mientras que casi todos los adultos solteros son expulsados ​​a México bajo las reglas de la era de la pandemia que les niegan la oportunidad de buscar protección humanitaria.

A las familias con niños menores de 7 años se les permite permanecer en los Estados Unidos para solicitar asilo, según un funcionario de la Patrulla Fronteriza que habló con los periodistas el viernes bajo condición de anonimato. Otros miembros de las familias, solo 300 de los 2.200 el jueves, son expulsados.

Reynosa, una ciudad de 700.000 habitantes, es donde muchos migrantes son devueltos después de ser expulsados ​​del Valle del Río Grande de Texas, el corredor más transitado por cruces ilegales. La Patrulla Fronteriza ha dicho que la gran mayoría de los migrantes son expulsados ​​a México después de menos de dos horas en los Estados Unidos para limitar la propagación del COVID-19, lo que significa que muchos llegan cuando está oscuro.

En tiempos normales, los migrantes son devueltos a México en virtud de acuerdos bilaterales. que limitan las deportaciones a las horas diurnas y los cruces más grandes. Pero bajo la autoridad de una pandemia, los mexicanos y ciudadanos de Guatemala, El Salvador y Honduras pueden ser expulsados ​​a México durante la noche y en pueblos más pequeños.

El jefe de la Patrulla Fronteriza, Rodney Scott, reconoció en una entrevista el año pasado que los acuerdos que limitan las horas y los lugares para las deportaciones están suspendidos “en el papel”, pero dijo que las autoridades estadounidenses tratan de satisfacer los deseos de los funcionarios mexicanos. Estados Unidos también se coordina con organizaciones no gubernamentales.

“Nunca me sentaría aquí y te miraría y diría que Tijuana no es peligrosa, Juárez no es peligrosa, Tamaulipas (estado) no es peligrosa”, dijo Scott. “Sin embargo, gran parte de ella es como cualquier otra ciudad de Estados Unidos. Hay ciertas ciudades de Estados Unidos en las que hay zonas que son muy peligrosas y hay zonas que no lo son “.

Tamaulipas, que incluye a Reynosa, se encuentra entre los cinco estados mexicanos que el Departamento de Estado de EE. UU. Dice que los ciudadanos estadounidenses no deben visitar. Una advertencia de viaje de EE. UU. dice que grupos criminales fuertemente armados patrullan Reynosa en vehículos marcados y sin marcar.

Más de 100 padres, madres y niños que fueron expulsados ​​durante la noche esperaban en una plaza frente al cruce fronterizo mexicano al amanecer del sábado, muchos amargados por la experiencia y con miedo de aventurarse en la ciudad. Varios dijeron que dejaron Centroamérica en los últimos dos meses porque finalmente podían pagarlo, pero la información sobre las políticas más favorables a los inmigrantes del presidente Joe Biden contribuyó a sus decisiones. Algunos informaron haber pagado a los contrabandistas hasta $ 10,000 por persona para llegar a suelo estadounidense.

Michel Maeco, quien vendió su tierra en Guatemala para pagar a los contrabandistas $ 35,000 para traer a su familia de cinco, incluidos niños de 15, 11 y 7 años, dijo que se iba a casa después de un viaje de 25 días. Salió de Guatemala después de escuchar “en las noticias” que Biden permitiría que las familias ingresaran a Estados Unidos.

La familia de Maeco fue expulsada a las calles de Reynosa a las 3 am del sábado.

“Supuestamente (Biden) iba a ayudar a los migrantes, pero no veo nada”, dijo Maeco, de 36 años.

Una mujer hondureña que se negó a dar su nombre dijo que se fue hace dos meses porque su casa fue destruida por la tormenta tropical Eta y escuchó que Biden “abriría la frontera” durante 100 días, sin saber que la moratoria de 100 días del presidente a las deportaciones, suspendida. por los tribunales, no cubre los recién llegados. Ella planeaba enviar a su hija de 9 años y su hijo de 12 a vivir solos con su tía en Alabama mientras ella regresa a Honduras.

Subrayando los peligros, la Patrulla Fronteriza dijo el viernes que una niña mexicana de 9 años murió cruzando el Río Grande cerca de la ciudad de Eagle Pass.

La agencia mexicana de protección al migrante, Grupos Beta, persuadió a muchas personas que llegaban durante la noche para que las llevaran en autobús a un refugio distante. Las multitudes en el parque cercano habían disminuido desde unos cientos de migrantes días antes.

Felicia Rangel, fundadora de Sidewalk School, que brinda oportunidades educativas a los niños solicitantes de asilo en las ciudades fronterizas de México, ve los ingredientes de un campamento de migrantes escuálido como en la cercana Matamoros, que recientemente cerró.

“Si logran establecerse en esta glorieta, esto se convertirá en un campamento”, dijo mientras una iglesia distribuía sopa de pollo, pan y agua a los migrantes para el desayuno. “No quieren otro campamento en su país”.

Martín Vásquez se encuentra entre los migrantes que se quedan por ahora. El joven de 19 años fue expulsado luego de ser separado de su hermano de 12 años, quien era considerado un niño no acompañado y es casi seguro que será entregado a un abuelo en Florida. Dijo que estaba dispuesto a regresar a Guatemala, donde trabajaba para una empresa de mudanzas, pero que quería esperar un poco “para ver qué dicen las noticias”.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.