Home Entretenimiento Fallout es una oda a una generación paralizada

Fallout es una oda a una generación paralizada

by admin

TikTok baila. Elaborar pedidos en Starbucks. Tiroteos escolares violentos y traumatizantes. Estos son solo algunos ejemplos de cosas que forman parte de la vida cotidiana de la Generación Z. Parque Meganel paciente y profundamente compasivo debut como director, Las consecuencias, se centra en esta generación, cuya vida cotidiana habita de forma inherente el trauma.

La película sigue a un adolescente llamado Vada (Jenna Ortega) en el transcurso de un día que cambiará su vida para siempre. Comienza con Vada y su mejor amigo, Nick (Será Ropp), llegando al estacionamiento de su escuela a todo volumen. Luego, Vada se sienta en clase y espera a que suene la campana, rodeado de una pandilla de estudiantes desinteresados. Es un día tan normal como vienen. Hasta que no lo sea.

La vida de Vada rápidamente se convierte en un espectáculo infernal cuando un tirador escolar decide aterrorizar sus silenciosos pasillos. Ella y la popular chica sexy de Instagram Mia (Maddie Ziegler) se ven obligados a buscar refugio en un baño mientras el asesino se cobra vidas a las afueras de la puerta.

Aunque este evento sin duda sacude y destroza el mundo de estos dos estudiantes de secundaria, el duelo en tal magnitud es una parte simple de su vocabulario. En este sentido, Las consecuencias toma prestado de cierto precursor: Película inspirada en la masacre de Columbine de Gus Van Sant Elefante.

¿Qué fue tan revolucionario en ese drama de 2003? no es que fuera una de las primeras películas en abordar el tema siniestro de los tiroteos escolares, sino más bien la forma en que contaba esa historia. Elefante examina un día normal en la vida de un grupo de estudiantes de secundaria. Lo único diferente de ese día es que un tirador entra a la escuela y se cobra la vida de muchos estudiantes. Dada la forma simple y directa en que se desarrollan los eventos en la película, se siente como otra parte de la vida rutinaria de los adolescentes.

Las consecuencias aborda su material con un tono similar, casi imperturbable. Y eso no quiere decir que a los personajes no les importen las consecuencias emocionales que han soportado; les importa mucho. Tiene más que ver con que no estén particularmente sorprendidos de que haya sucedido. Cuando Vada se despierta empapada en sudor de otra pesadilla, casi parece que es solo otra parte de su normalidad.

Cuando Vada regresa a casa después de ese fatídico día, los miembros de su familia ya no saben cómo comunicarse con ella. Patricia, mamá helicóptero por excelencia (Julie Bowen) se estremece físicamente ante cada movimiento de su hija, mientras que el tranquilo padre de Vada, Carlos (John Ortiz), se retira en contenida desesperanza. La hermana menor de Vada, Amelia, por otro lado, la investiga agresivamente y hace que retroceda más agresivamente.

Esta desconexión solo tiene sentido, ya que Vada está intercalada entre dos generaciones que no pueden comprender el dolor de su propia generación. Crecer en un mundo en el que se garantiza que se producirán tiroteos fatales en escuelas varias veces al año es doloroso. Pero cuando alguien entra por esas puertas empuñando una ametralladora, no es de extrañar. Entonces, mientras sus padres esperan que las cosas vuelvan a la normalidad, Vada no piensa en eso en esos términos. Ella sabe que en realidad nunca lo harán.

Las únicas personas con las que Vada ahora puede encontrar puntos en común son las de su edad: otras que también han sido insensibles a esta cruel realidad. Asfixiada por el comportamiento inusual de su familia, comienza a pasar todo su tiempo con Mia. Su amistad es algo ajena; los dos se sienten perpetuamente incompatibles. Pero para Mia, un tiroteo en la escuela siempre se sintió como una posibilidad tangible que burbujeaba bajo la superficie, esperando estallar. Entonces, ella y Vada pueden seguir adelante con sus vidas con este entendimiento compartido.

Debido a esta comprensión, que se transmite en actuaciones sutiles y estoicas pero sensibles y vulnerables de Ortega y Ziegler, Las consecuencias es la mejor representación de la Generación Z desde Bo Burnham’s Octavo grado. La película de 2018 no se aleja de la fea y aterradora realidad del sufrimiento a través de los tormentos de la escuela secundaria mientras las redes sociales siguen cada uno de tus movimientos como una nube oscura. Nada como un tiroteo en la escuela ocurre en Octavo grado, pero los personajes siempre están preparados para lo peor.

Las consecuencias se ocupa de todos los matices simples de ser un adolescente hoy en día, y se trata de un evento catastrófico. Para la Generación Z, los dos no son mutuamente excluyentes. Navegar por eventos traumáticos es justo lo que significa estar en plena etapa de crecimiento.

You may also like

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy