Fallout forensics aumenta el número de víctimas de radiación: Nature News

Publicado en línea 25 de octubre de 2011 |

Naturaleza
478, 435-436 (2011) | doi: 10.1038 / 478435a

Los datos globales sobre Fukushima desafían las estimaciones japonesas.

El accidente de Fukushima provocó evacuaciones masivas de ciudades cercanas como Minamisoma.Foto AP / S. Ponomarev

El desastre de la planta nuclear de Fukushima Daiichi en marzo liberó mucha más radiación de la que afirma el gobierno japonés. Así concluye un estudio1 que combina datos de radiactividad de todo el mundo para estimar la escala y el destino de las emisiones de la planta destrozada.

El estudio también sugiere que, contrariamente a las afirmaciones del gobierno, las piscinas utilizadas para almacenar combustible nuclear gastado desempeñaron un papel importante en la liberación del contaminante ambiental de larga duración cesio-137, que podría haberse evitado mediante una acción rápida. El análisis ha sido publicado en línea para revisión abierta por pares por parte de la revista. Química y Física Atmosféricas.

Andreas Stohl, un científico atmosférico del Instituto Noruego de Investigación del Aire en Kjeller, quien dirigió la investigación, cree que el análisis es el esfuerzo más completo hasta ahora para comprender cuánta radiación se liberó de Fukushima Daiichi. “Es una contribución muy valiosa”, dice Lars-Erik De Geer, modelador atmosférico de la Agencia Sueca de Investigación de Defensa en Estocolmo, que no participó en el estudio.

La reconstrucción se basa en datos de docenas de estaciones de monitoreo de radiación en Japón y en todo el mundo. Muchos forman parte de una red mundial para vigilar los ensayos de armas nucleares que gestiona la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares en Viena. Los científicos agregaron datos de estaciones independientes en Canadá, Japón y Europa, y luego los combinaron con grandes cachés europeos y estadounidenses de datos meteorológicos globales.

Stohl advierte que el modelo resultante está lejos de ser perfecto. Las mediciones fueron escasas inmediatamente después del accidente de Fukushima, y ​​algunos puestos de vigilancia estaban demasiado contaminados por radiactividad para proporcionar datos fiables. Más importante aún, qué sucedió exactamente dentro de los reactores, una parte crucial para comprender lo que emitieron, sigue siendo un misterio que quizás nunca se resuelva. “Si miras las estimaciones de Chernobyl, todavía tienes una gran incertidumbre 25 años después”, dice Stohl.

Sin embargo, el estudio ofrece una visión amplia del accidente. “Realmente adoptaron una visión global y utilizaron todos los datos disponibles”, dice De Geer.

Números desafiantes

Los investigadores japoneses ya habían desarrollado una cronología detallada de los eventos posteriores al terremoto del 11 de marzo que precipitó el desastre. Horas después de que el terremoto sacudiera los seis reactores en Fukushima Daiichi, llegó el tsunami, destruyendo generadores de respaldo de diesel cruciales diseñados para enfriar los reactores en una emergencia. En cuestión de días, los tres reactores que operaban en el momento del accidente se sobrecalentaron y liberaron gas hidrógeno, lo que provocó explosiones masivas. El combustible radiactivo extraído recientemente de un cuarto reactor se encontraba en una piscina de almacenamiento en el momento del terremoto, y el 14 de marzo la piscina se sobrecalentó, posiblemente provocando incendios en el edificio durante los días siguientes.

Haga clic para ampliar la imagen

Pero tener en cuenta la radiación que proviene de las plantas ha resultado mucho más difícil que reconstruir esta cadena de eventos. El último informe del gobierno japonés, publicado en junio, dice que la planta lanzó 1,5 × 10dieciséislegados de cesio-137, un isótopo con una vida media de 30 años que es responsable de la mayor parte de la contaminación a largo plazo de la planta2. Una cantidad mucho mayor de xenón-133, 1,1 × 1019Bq, fue lanzado, según estimaciones oficiales del gobierno.

El nuevo estudio desafía esos números. Sobre la base de sus reconstrucciones, el equipo afirma que el accidente liberó alrededor de 1,7 × 1019Bq de xenón-133, mayor que la emisión radiactiva total estimada de 1,4 × 1019Bq de Chernobyl. El hecho de que tres reactores explotaran en el accidente de Fukushima explica el enorme recuento de xenón, dice De Geer.

El xenón-133 no presenta riesgos graves para la salud porque no es absorbido por el cuerpo o el medio ambiente. Sin embargo, la lluvia radiactiva de cesio-137 es una preocupación mucho mayor porque permanecerá en el medio ambiente durante décadas. El nuevo modelo muestra que Fukushima lanzó 3.5 × 10dieciséisBq cesio-137, aproximadamente el doble de la cifra oficial del gobierno y la mitad de la liberación de Chernobyl. El número más alto es obviamente preocupante, dice De Geer, aunque los estudios sobre el terreno en curso son la única forma de establecer verdaderamente el riesgo para la salud pública.

Stohl cree que la discrepancia entre los resultados del equipo y los del gobierno japonés puede explicarse en parte por el conjunto de datos más amplio utilizado. Las estimaciones japonesas se basan principalmente en datos de publicaciones de seguimiento dentro de Japón3, que nunca registró las grandes cantidades de radiactividad que estalló sobre el Océano Pacífico y finalmente llegó a América del Norte y Europa. “Tener en cuenta la radiación que se ha desplazado hacia el Pacífico es esencial para obtener una imagen real del tamaño y el carácter del accidente”, dice Tomoya Yamauchi, físico de radiación de la Universidad de Kobe que ha estado midiendo la contaminación por radioisótopos en el suelo alrededor de Fukushima. .

Haga clic para ver la imagen completa

Stohl agrega que simpatiza con los equipos japoneses responsables de la estimación oficial. “Querían sacar algo rápidamente”, dice. Las diferencias entre los dos estudios pueden parecer grandes, señala Yukio Hayakawa, un vulcanólogo de la Universidad de Gunma que también modeló el accidente, pero las incertidumbres en los modelos significan que las estimaciones son en realidad bastante similares.

El nuevo análisis también afirma que el combustible gastado almacenado en la piscina de la unidad 4 emitió grandes cantidades de cesio-137. Los funcionarios japoneses han sostenido que prácticamente no se filtró radiactividad de la piscina. Sin embargo, el modelo de Stohl muestra claramente que mojar la piscina con agua hizo que las emisiones de cesio 137 de la planta se redujeran notablemente (ver “Crisis de radiación”). El hallazgo implica que gran parte de la lluvia radiactiva podría haberse evitado inundando la piscina antes.

Las autoridades japonesas continúan sosteniendo que el combustible gastado no era una fuente importante de contaminación, porque la piscina en sí no parecía sufrir daños importantes. “Creo que la liberación de la unidad 4 no es importante”, dice Masamichi Chino, científico de la Autoridad de Energía Atómica de Japón en Ibaraki, quien ayudó a desarrollar la estimación oficial japonesa. Pero De Geer dice que el nuevo análisis que implica la reserva de combustible “parece convincente”.

El último análisis también presenta evidencia de que el xenón-133 comenzó a salir de Fukushima Daiichi inmediatamente después del terremoto y antes de que el tsunami inundara el área. Esto implica que incluso sin la devastadora inundación, el terremoto por sí solo fue suficiente para causar daños en la planta.

ANUNCIO PUBLICITARIO

Anuncio publicitario

El informe del gobierno japonés ya ha reconocido que el temblor en Fukushima Daiichi superó las especificaciones de diseño de la planta. Los activistas antinucleares llevan mucho tiempo preocupados porque el gobierno no ha abordado adecuadamente los peligros geológicos al otorgar licencias para las plantas nucleares Naturaleza 448, 392–393; 2007), y el olor a xenón podría provocar un replanteamiento importante de las evaluaciones de seguridad del reactor, dice Yamauchi.

El modelo también muestra que el accidente fácilmente podría haber tenido un impacto mucho más devastador en la gente de Tokio. En los primeros días después del accidente, el viento soplaba hacia el mar, pero en la tarde del 14 de marzo se volvió hacia la costa, trayendo nubes de cesio-137 radiactivo sobre una gran franja del país (ver ‘Reconstrucción de radioisótopos’). Donde cayeron las precipitaciones, a lo largo de las cordilleras centrales del país y al noroeste de la planta, posteriormente se registraron niveles más altos de radiactividad en el suelo; afortunadamente, la capital y otras áreas densamente pobladas tuvieron un clima seco. “Hubo un período en el que una concentración bastante alta pasó sobre Tokio, pero no llovió”, dice Stohl. “Pudo haber sido mucho peor.”

Información adicional de David Cyranoski y Rina Nozawa.

  • Referencias

    1. Stohl, A. et al. Atmos. Chem. Phys. Discutir. 11, 28319-28394 (2011). | Artículo |
    2. www.kantei.go.jp/foreign/kan/topics/201106/iaeahoukokushoe.html
    3. Chino, M. et al. J. Nucl. Sci. Technol. 48, 1129-1134 (2011). | Artículo | ChemPort |

Si encuentra algo abusivo o inapropiado o que no cumple con nuestros Términos o Normas de la comunidad, seleccione la opción correspondiente. ‘Informar sobre este comentario’ Enlace.

Comentarios en este hilo son examinados después del envío.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.