Home Noticias Funcionario de la ONU: el pueblo de Myanmar quiere sanciones de la ONU, fuerzas de paz

Funcionario de la ONU: el pueblo de Myanmar quiere sanciones de la ONU, fuerzas de paz

by admin

NACIONES UNIDAS – El pueblo de Myanmar tiene grandes expectativas de las Naciones Unidas y la comunidad internacional después del golpe del 1 de febrero, y muchos pidieron sanciones y algunos instaron a la ONU a enviar fuerzas de mantenimiento de la paz para detener los asesinatos de manifestantes pacíficos que buscan un regreso a democracia, dijo el viernes el principal funcionario de la ONU en el país.

El coordinador residente y humanitario interino Andrew Kirkwood dijo en una sesión informativa en video a reporteros de la ONU desde la ciudad más grande de Myanmar, Yangon, que el secretario general Antonio Guterres y otros funcionarios de la ONU han sido muy consistentes sobre lo que realmente se necesita: “acciones colectivas de los estados miembros en el Consejo de Seguridad”.

Guterres se hizo eco de ese mensaje nuevamente el viernes, diciendo que “se necesita urgentemente una respuesta internacional firme y unificada” para detener la violencia de las fuerzas de seguridad y devolver a Myanmar al camino de la democracia, dijo el portavoz de la ONU Stephane Dujarric.

“Mucha gente habrá visto a personas con carteles que dicen, ‘¿cuántos cuerpos más?'”, Dijo Kirkwood. “La gente realmente está buscando una acción internacional concertada en términos de sanciones. Francamente, algunas personas aquí quieren ver a las fuerzas de paz”.

“Hay una gran expectativa en las Naciones Unidas, con toda la comunidad internacional”, dijo. “Estamos haciendo todo lo que podemos en la situación actual, y todavía hay frustración entre la gente porque la comunidad internacional no ha hecho más para fecha.”

El golpe revirtió años de lento progreso hacia la democracia en Myanmar, que durante cinco décadas había languidecido bajo un estricto régimen militar que condujo al aislamiento y las sanciones internacionales. A medida que los generales aflojaron su control, que culminó con el ascenso al poder de Aung San Suu Kyi después de las elecciones de 2015, la comunidad internacional respondió levantando la mayoría de las sanciones y volcando inversiones en el país.

El Consejo de Seguridad adoptó una declaración presidencial – un paso por debajo de una resolución – el 10 de marzo pidiendo la revocación del golpe, condenando enérgicamente la violencia contra los manifestantes pacíficos y pidiendo la “máxima moderación” por parte de los militares. Hizo hincapié en la necesidad de defender “las instituciones y los procesos democráticos” y pidió la liberación inmediata de los líderes gubernamentales detenidos, incluidos Suu Kyi y el presidente Win Myint.

La declaración es más débil que el borrador inicial distribuido por el Reino Unido, que habría condenado el golpe y amenazado con “posibles medidas bajo la Carta de la ONU” – lenguaje de la ONU para las sanciones – “si la situación se deteriora aún más”.

Los diplomáticos dijeron que los miembros del consejo China e India, ambos vecinos de Myanmar, así como Rusia y Vietnam, que junto con Myanmar es miembro de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, objetaron las disposiciones de los borradores anteriores más sólidos de la declaración.

Obtener la aprobación del Consejo de Seguridad para las sanciones de la ONU o el personal de mantenimiento de la paz será una lucha cuesta arriba. Eso es porque requerirá el apoyo o la abstención de China, un miembro del consejo con poder de veto que se llama a sí mismo amigo de Myanmar y tiene una política que se opone a las sanciones.

La ONU también ha considerado a la ASEAN como la potencia regional para tomar la iniciativa en el intento de poner fin a la crisis.

El presidente de Indonesia, Joko Widodo, líder de la economía más grande del sudeste asiático, instó a un cese inmediato de la violencia el viernes y pidió una cumbre de líderes de la ASEAN sobre el golpe.

La ASEAN, actualmente presidida por Brunei, también enfrenta divisiones internas al acordar una acción significativa contra Myanmar.

Sin él, el número de muertos sigue aumentando a medida que los manifestantes se niegan a aceptar el golpe.

Kirkwood dijo que al menos 211 personas han muerto en las siete semanas desde la toma del poder militar, incluidos al menos 15 niños, algunos de hasta 14 años. Hizo hincapié en que muchos fueron asesinados por balas de francotirador en la cabeza.

Al menos 2.400 personas han sido arrestadas por su presunta participación en manifestaciones, dijo. “La gran mayoría de estas personas permanecen incomunicadas todavía, y hay cada vez más informes de violencia sexual contra ellas”.

Antes del golpe, la ONU estaba proporcionando ayuda humanitaria a más de un millón de personas, dijo Kirkwood. Como resultado del golpe, “estamos realmente muy preocupados por una inminente crisis humanitaria”.

“Dos millones de personas viven en áreas bajo la ley marcial en los suburbios industriales”, dijo Kirkwood. “Solo en los últimos días, decenas de miles de personas han huido de esas áreas bajo la ley marcial y hay entrevistas desesperadas de familias que llevan todo lo que pueden mientras regresan a las aldeas que dejaron hace una década para venir a la ciudad en busca de una vida mejor. . “

Además, dijo Kirkwood, “el sistema de salud del gobierno prácticamente se ha derrumbado, las fuerzas de seguridad han ocupado 36 hospitales en todo el país y, en algunos casos, los pacientes han sido desalojados de esos hospitales”.

También hay una crisis bancaria que ha causado importantes interrupciones en las cadenas de suministro y la logística, dijo Kirkwood, y en el último mes los precios de los alimentos aumentaron alrededor de un 20% en algunos lugares, como resultado principalmente de la creciente escasez de combustible y las dificultades de transporte.

“Lo que podríamos estar viendo es una crisis alimentaria de combustión lenta”, dijo. “Lo que tememos es que la situación realmente se deteriore a medida que disminuyan los enlaces de transporte y el acceso de las personas a los insumos agrícolas, las personas sean desplazadas de sus hogares y granjas normales”.

“No hemos visto un aumento significativo en las personas que necesitan alimentos todavía, pero esto es una gran preocupación para nosotros con el tiempo”, dijo Kirkwood.

Dijo que la ONU tiene un mejor acceso al estado de Rakhine, donde unos 600.000 musulmanes rohingya viven en condiciones difíciles después de que más de 700.000 rohingya huyeran de una represión militar en 2017 al vecino Bangladesh.

“Las protestas y la violencia no se han extendido realmente en Rakhine como lo han hecho en el resto del país”, dijo Kirkwood. “Por lo tanto, en términos de cuestiones humanitarias, es un pequeño punto brillante en un panorama bastante oscuro”.

.

You may also like

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy