Genetista sueco gana el Premio Nobel de Fisiología o Medicina

El Premio Nobel de Fisiología o Medicina de este año ha sido otorgado al genetista sueco Svante Pääbo por sus descubrimientos sobre la evolución humana.

Thomas Perlmann, secretario del Comité Nobel, anunció el ganador el lunes en el Instituto Karolinska de Estocolmo.

Pääbo ha encabezado investigaciones que comparan el genoma de los humanos modernos y nuestros parientes extintos más cercanos, los neandertales y los denisovanos, lo que demuestra que hubo mezcla entre las especies.

Los premios tienen una dotación en efectivo de 10 millones de coronas suecas (más de $1,2 millones de dólares canadienses) y se entregarán a los ganadores el 10 de diciembre. El dinero proviene de un legado que dejó el creador del premio, el inventor sueco Alfred Nobel, quien murió en 1895.

El premio de medicina dio inicio a una semana de anuncios del Premio Nobel. Continúa el martes con el premio de física, el miércoles con el de química y el jueves con el de literatura. El Premio Nobel de la Paz 2022 se anunciará el viernes y el de Economía el 10 de octubre.

Hijo de un ganador del Nobel

Si bien los huesos de neandertal se descubrieron por primera vez a mediados del siglo XIX, solo al desbloquear su ADN, a menudo denominado el código de la vida, los científicos pudieron comprender completamente los vínculos entre las especies.

Esto incluyó el momento en que los humanos modernos y los neandertales se separaron como especie, que se determinó hace unos 800.000 años, dijo Anna Wedell, presidenta del Comité Nobel.

“Pääbo y su equipo también encontraron sorprendentemente que el flujo de genes se había producido desde los neandertales hasta el Homo sapiens, lo que demuestra que tuvieron hijos juntos durante los períodos de coexistencia”, dijo.

Esta transferencia de genes entre especies de homínidos afecta la forma en que el sistema inmunológico de los humanos modernos reacciona a las infecciones, como el coronavirus. Alrededor del uno al dos por ciento de las personas fuera de África tienen genes neandertales.

Wedell describió esto como “un descubrimiento sensacional” que posteriormente mostró que los neandertales y los denisovanos eran grupos hermanos que se separaron hace unos 600.000 años. Se han encontrado genes denisovanos en hasta el 6 por ciento de los humanos modernos en Asia y el sudeste asiático, lo que indica que allí también se produjo el mestizaje.

“Al mezclarse con ellos después de migrar fuera de África, el homo sapiens recogió secuencias que mejoraron sus posibilidades de sobrevivir en sus nuevos entornos”, dijo Wedell. Por ejemplo, los tibetanos comparten un gen con los denisovanos que les ayuda a adaptarse a la gran altitud.

Pääbo, de 67 años, realizó sus estudios premiados en Alemania en la Universidad de Munich y en el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig. Pääbo es hijo de Sune Bergstrom, quien ganó el Premio Nobel de Medicina en 1982.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.