Gove lanza una ofensiva de encanto sobre el esquema de pasaportes de Covid | Conservadores

Michael Gove ha lanzado una ofensiva de encanto para persuadir a los parlamentarios escépticos de que respalden un esquema de pasaportes domésticos de Covid, la indicación más fuerte hasta ahora de que el gobierno tiene la intención de seguir adelante con el plan.

Los parlamentarios creen que el esquema, según el cual se podría pedir a lugares como pubs que vean pruebas de vacunación o pruebas recientes antes de permitir la entrada, incluso podría incluirse en el discurso de la Reina, lo que dificultaría la oposición de los parlamentarios.

La perspectiva ha sido fuertemente criticada por algunos parlamentarios conservadores como una afrenta a las libertades civiles. Gove celebró una reunión de Zoom el lunes con varios opositores al plan, incluidos los líderes de un grupo escéptico de parlamentarios conservadores, Mark Harper y Steve Baker, y el exministro del gabinete David Davis, un activista anti-tarjetas de identificación desde hace mucho tiempo.

Otros invitados incluyeron al exministro de gabinete Damian Green y al exministro Andrew Murrison, un médico de cabecera que ha trabajado en el lanzamiento de la vacuna, quien le dijo al grupo que los pacientes habían estado pidiendo una prueba de vacunación y sugirió que el público no se opondría al esquema.

Los parlamentarios que asistieron a las reuniones dijeron que Hilary Benn y John Spellar de los laboristas, que también fueron invitados, parecían dispuestos a respaldar los planes, al igual que el SNP, aunque el jefe de los demócratas liberales, Alistair Carmichael, dijo que su partido se opondría enérgicamente.

Boris Johnson dijo a los parlamentarios la semana pasada que se podría pedir a los asistentes al pub que proporcionen pruebas de que han sido vacunados, diciendo que esto “puede depender de los publicanos individuales”. Es probable que se permita a los lugares relajar las reglas de distanciamiento social si verifican la certificación Covid en la puerta, pero el primer ministro ha insistido en que es poco probable que los documentos se presenten hasta que se haya ofrecido una inyección a todos los adultos.

Está previsto que el gobierno anuncie sus conclusiones provisionales el 5 de abril, junto con la revisión de los viajes internacionales, aunque no se tomará una decisión final hasta junio.

Gove, el ministro de la Oficina del Gabinete, es visto por los miembros del gobierno como un firme partidario del plan y ha estado tomando pruebas del éxito del sistema israelí de “pase verde”. Pero se dice que los funcionarios y ministros están divididos entre si la certificación debe aplicarse solo a eventos masivos, para los cuales hay un amplio apoyo, o adicionalmente a lugares más pequeños, que es más controvertido.

El plan es hacer que la certificación esté disponible en una aplicación del NHS modificada, que detallaría si una persona se ha vacunado, ha realizado una prueba reciente o tiene anticuerpos contra el virus, habiendo dado positivo anteriormente.

Los funcionarios también han tomado pruebas sobre los riesgos legales del sistema, incluido si podría contravenir la convención europea sobre derechos humanos y lo que podría significar para los derechos laborales.

La semana pasada, The Guardian informó que la consulta había estado obteniendo evidencia externa sobre si los certificados podrían actuar como un incentivo para que los más jóvenes recibieran el jab, y los funcionarios preguntaron directamente si la herramienta podría ser un “empujón” útil para aquellos que de otra manera podrían ser tímidos. .

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.