Imagen corporal saludable: consejos para guiar a los adolescentes

Una imagen corporal saludable es una parte importante de la autoestima de un adolescente en crecimiento. Comprenda lo que puede hacer para ayudar a su adolescente a sentirse cómodo con su cuerpo.

Por el personal de Mayo Clinic

Los adolescentes a menudo enfrentan una presión significativa para cumplir con ideales estrictos, poco realistas y dañinos en torno a la belleza y la constitución, el peso y la forma del cuerpo. La búsqueda de un cuerpo o apariencia “perfectos” puede afectar mucho la confianza y la salud física y mental de un adolescente. Descubra lo que puede hacer para ayudar a su hijo a desarrollar y mantener una imagen corporal saludable y una autoestima.

Causas de una imagen corporal negativa

La imagen corporal es lo que piensa o siente acerca de su apariencia, su cuerpo y cómo se siente en su propia piel. Mantener una imagen corporal normal y saludable durante la adolescencia, un período de grandes cambios físicos y emocionales, puede resultar difícil. Los factores que pueden dañar la imagen corporal de un adolescente incluyen:

  • Aumento de peso natural o esperado y otros cambios causados ​​por la pubertad
  • Presión de grupo para lucir de cierta manera
  • Las redes sociales y otras imágenes de los medios que promueven el cuerpo ideal como en forma, delgada o musculosa y alientan a los usuarios a aspirar a ideales corporales irreales o inalcanzables.
  • Tener un padre que está demasiado preocupado por su propio peso o el peso o la apariencia de su hijo
  • Ver material en el que un adolescente es visto como algo para el uso sexual de otros, en lugar de una persona pensante e independiente (objetivación sexual)

Consecuencias de una imagen corporal negativa

Los adolescentes que tienen pensamientos negativos sobre su cuerpo tienen un mayor riesgo de:

  • Baja autoestima
  • Depresión
  • Problemas de nutrición y crecimiento
  • Trastornos de la alimentación
  • Tener un índice de masa corporal de 30 o más (obesidad)

Además, algunos adolescentes pueden intentar controlar su peso fumando, tomando suplementos nutricionales para “aumentar su volumen” o cambiando su apariencia comprando productos de belleza o sometiéndose a una cirugía estética.

Pasar tiempo preocupándose por sus cuerpos y cómo están a la altura también puede restarle a los adolescentes la capacidad de concentrarse en otras actividades.

Hablar de imagen corporal

Hablar sobre la imagen corporal con sus hijos puede ayudarlos a sentirse cómodos con su propia piel. Cuando hable sobre la imagen corporal, podría:

  • Pon un buen ejemplo. La forma en que acepta su cuerpo y habla sobre el cuerpo de los demás puede tener un gran impacto en su hijo adolescente. Recuérdele a su hijo que hace ejercicio y lleva una dieta equilibrada para su salud, no solo para verse de cierta manera. También piense en lo que lee y ve, así como en los productos que compra y el mensaje que envían sus opciones.
  • Usa un lenguaje positivo. En lugar de hablar sobre los atributos físicos de su hijo o de los demás, elogie sus características personales como la fuerza, la perseverancia y la bondad. Evite señalar atributos físicos negativos en los demás o en usted mismo. No haga ni permita apodos, comentarios o bromas hirientes basados ​​en las características físicas, el peso o la forma del cuerpo de una persona.
  • Explica los efectos de la pubertad. Asegúrese de que su hijo comprenda que el aumento de peso es una parte normal y saludable del desarrollo, especialmente durante la pubertad.
  • Habla sobre los mensajes de los medios. Las redes sociales, las películas, los programas de televisión y las revistas pueden enviar el mensaje de que solo un determinado tipo de cuerpo o color de piel es aceptable y que mantener una apariencia atractiva es el objetivo más importante. Incluso los medios que fomentan la salud, el deporte o la forma física pueden representar un ideal de cuerpo estrecho, tonificado y delgado. Las imágenes de las redes sociales y las revistas también se modifican comúnmente. Como resultado, los adolescentes pueden estar tratando de alcanzar ideales que no existen en el mundo real.

    Compruebe lo que su hijo está leyendo, hojeando o mirando y discútalo. Anime a su hijo a cuestionar lo que ve y oye.

  • Supervise el uso de las redes sociales. Los adolescentes utilizan las redes sociales y los servicios para compartir fotografías y recibir comentarios. El conocimiento de los juicios de los demás puede hacer que los adolescentes se sientan cohibidos por su apariencia. La investigación también sugiere que el uso frecuente de las redes sociales por parte de los adolescentes podría estar relacionado con una mala salud mental y bienestar. Establezca reglas para el uso de las redes sociales de su hijo adolescente y hable sobre lo que publica y ve.

Otras estrategias para promover una imagen corporal saludable

Además de hablar con su hijo adolescente sobre una imagen corporal saludable, podría:

  • Forme un equipo con el médico de su hijo adolescente. El médico de su hijo adolescente puede ayudarlo a establecer metas realistas para el índice de masa corporal (IMC) y el peso según el historial de crecimiento personal y la salud general.
  • Establece hábitos alimenticios saludables. Enséñele a su hijo adolescente cómo llevar una dieta sana y equilibrada. Ofrezca una amplia variedad de alimentos. Hable sobre los daños de las dietas de moda y evite etiquetar los alimentos como “buenos” o “malos”.
  • Contrarresta los mensajes negativos de los medios. Exponga a sus hijos a personas famosas por sus logros, no por su apariencia. Por ejemplo, lea libros o vea películas sobre cómo inspirar a las personas y su perseverancia para superar los desafíos.
  • Elogie los logros. Ayude a su hijo a valorar lo que hace, en lugar de su apariencia. Busque oportunidades para elogiar el esfuerzo, las habilidades y los logros.
  • Fomentar la actividad física. La participación en deportes y otras actividades físicas, particularmente aquellas que no enfatizan un peso o forma corporal en particular, puede ayudar a promover una buena autoestima y una imagen corporal positiva.
  • Fomente las amistades positivas. Los amigos que aceptan y apoyan a su adolescente pueden ser una influencia saludable. En particular, los amigos que tienen relaciones saludables con sus propios cuerpos pueden ser una influencia positiva.

Cuándo consultar a un médico

Si su hijo está luchando con una imagen corporal negativa, considere hablar con el médico de su hijo adolescente o con un profesional de la salud mental. El apoyo adicional podría darle a su hijo las herramientas necesarias para contrarrestar la presión social y sentirse bien con su cuerpo.