Home Internacional Italia, primera después de China en ser golpeada por COVID, se enfrenta a la tercera ola

Italia, primera después de China en ser golpeada por COVID, se enfrenta a la tercera ola

by admin

En la región italiana de Lombardía, donde el coronavirus hizo su dramático debut en el mundo occidental hace un año, el Dr. Giacomo Grasselli está experimentando una horrible sensación de deja vu.

Grasselli, coordinador de la operación de cuidados intensivos COVID-19 de la región, está viendo tal afluencia de nuevos pacientes que se están posponiendo las cirugías regulares en los hospitales de la zona. Alrededor de 70 casos nuevos de COVID-19 se ingresan en las salas de cuidados intensivos todos los días, lo que provoca una reducción inminente tanto del espacio como del personal.

“Hay 800 camas ocupadas por los que padecen COVID ahora, y podemos llegar a 1,000 en 10 días”, dijo Grasselli con cansancio. “Tenemos solo 1.400 camas en total, por lo que se está volviendo muy difícil y todos los médicos están realmente cansados”.

Doce meses después de que el coronavirus tocó tierra por primera vez fuera de China y envolvió Lombardía en el norte de Italia, parece que nada ha cambiado, ya que la región sufre la peor parte de la última ola de infecciones y enfermedades de Italia.

El mundo vio con horror en marzo del año pasado cómo convoyes de camiones del ejército retiraban los ataúdes de la ciudad lombarda de Bérgamo antes de que los italianos dieran un ejemplo inspirador de fortaleza al cantar desde sus balcones y resistir durante un agotador bloqueo de 10 semanas, que detuvo el contagio.

Pero las cosas no han ido según lo planeado desde entonces, con una segunda ola de casos de COVID-19 en noviembre y ahora una tercera a medida que la variante británica del coronavirus se arraiga y el lanzamiento de la vacuna en Italia se dispara. La cifra de muertos por la enfermedad en el país es de 103.000, la más alta de Europa después de Gran Bretaña.

Después de que el lunes se ordenó un bloqueo de tres semanas para dos tercios del país, muchos italianos se han encontrado de nuevo en el punto de partida y se preguntan si 12 meses de sacrificio, pérdida de empleos y muerte fueron en vano.

Lea también:  Cristiano Ronaldo-Juventus toma la decisión del contrato

“El aumento de los tratamientos de cuidados intensivos en marzo ha sido increíble, exponencial”, dijo Massimo Girardis, quien coordina el tratamiento en una franja de la región central de Emilia Romagna, desde Parma hasta Módena.

A diferencia de la primera ola, el centro de Italia se ha visto tan afectado como Lombardía esta vez, con áreas como Bolonia, donde los pacientes de cuidados intensivos se han duplicado este mes, bloqueando antes de que la mayor parte del resto del país lo hiciera el lunes.

“Esperamos alcanzar cifras máximas el viernes, pero otras regiones como Lombardía y Toscana que esperaron hasta el lunes para cerrar no alcanzarán su punto máximo en otros 10 días”, dijo Girardis.

Italia superó su segunda ola utilizando un sistema de tres niveles de restricciones localizadas a los movimientos y un toque de queda nacional a las 10 pm Pero las medidas, que dejaron tiendas, restaurantes y escuelas abiertas en la mayoría de las áreas, no fueron lo suficientemente rigurosas para detener a los británicos altamente contagiosos. variante, que se coló en el país en enero.

Eso coincidió con un comienzo lento de la campaña de vacunación de Italia debido a los retrasos en las entregas por parte de las empresas farmacéuticas y la decisión de las autoridades de limitar las dosis de la vacuna AstraZeneca a los residentes menores de 55 años, debido a la preocupación de que no se había probado lo suficiente en personas mayores.

Italia ha recibido ahora 8,9 millones de dosis de vacunas, incluidos 5,9 millones de Pfizer, 2,5 millones de AstraZeneca y medio millón de Moderna, con un total de 7,2 millones de vacunas administradas, en comparación con los 26,5 millones administrados por Gran Bretaña, cuya población es de tamaño similar.

“Estamos esperando con impaciencia las vacunas; podríamos haber dado muchas más a estas alturas, pero simplemente no las tenemos”, dijo Francesco Passerini, alcalde de Codogno, en Lombardía.

Lea también:  La erupción del volcán obliga a miles de personas a evacuar en el este del Congo

Codogno, hogar del primer italiano diagnosticado con COVID-19 en febrero de 2020, fue una de las primeras ciudades del país en ser aislada en la llamada zona roja. Con 224 de sus 16.000 residentes que han muerto a causa de la enfermedad, es difícil encontrar una familia que no haya perdido a un amigo o un ser querido.

Un año después, Codogno está resistiendo la tercera ola mejor que otras ciudades de Lombardía, dijo Passerini. “Simplemente estamos apretando los dientes y tratando de ganar la batalla. Ya no queremos oír hablar de las zonas rojas y queremos recuperar nuestra libertad ”, dijo.

Los residentes de Alzano Lombardo, cerca de Bérgamo, también están hartos, dijo Fabrizio Dadone, el comandante de los carabineros locales, o policía paramilitar.

“Los lugareños dicen: ‘Ya hemos pagado. Quien tuvo que morir ya murió, y quien tuvo que enfermarse se ha recuperado. ¿Por qué tenemos que pasar por todo esto de nuevo? ‘”, Dijo Dadone.

Un hombre pedalea frente a tiendas cerradas en el centro de Roma.

(Alessandra Tarantino / Associated Press)

los El oficial de 55 años tiene una opinión diferente. Estaba entre el grupo de personas que cargaron esos ataúdes en camiones del ejército en Bérgamo en marzo de 2020. Al leer los nombres en los ataúdes, se dio cuenta de que conocía a muchos de sus ocupantes.

“No es fácil convencer a la gente de que tenemos que cerrar para evitar que los hospitales se llenen de nuevo, cuando solo quieren trabajar”, ​​dijo.

Muchas personas en Italia se están dando cuenta de que no tienen trabajo al que ir, con casi 500.000 personas sin trabajo debido al impacto devastador del coronavirus en la economía.

Los restaurantes se han visto especialmente afectados por el toque de queda a las 10 pm en vigor desde noviembre, mientras que se prevé que el último cierre les cueste 5.000 millones de euros (casi 6.000 millones de dólares) en ingresos perdidos entre ahora y Semana Santa.

Camilla Moccia, de 22 años, que dirige un pequeño restaurante en Ostia, cerca de Roma, dijo que sus ingresos semanales nunca han superado los 400 euros este año, no mucho más que su alquiler semanal de 300 euros.

“Cuando comenzó el primer cierre, el restaurante estaba empezando a funcionar bien”, dijo. “Esperaba retomar cuando terminara, pero todavía estamos cayendo en picado”.

La semana pasada, la madre de Moccia publicó una foto de Moccia sentada desplomada en su cocina, con la cabeza sobre las rodillas. “No habíamos tenido reservas”, dijo Moccia. “Sabía que se acercaba el cierre y pensé que ya no podía hacer esto”.

Pero después de que la foto se volvió viral y apareció en la portada de los periódicos nacionales, llegaron cientos de mensajes de apoyo, lo que le dio a Moccia un cambio de opinión.

“Fue como un abrazo de Italia y me dio la fuerza para seguir adelante”, dijo.

Durante una ceremonia celebrada en Bérgamo el miércoles para conmemorar el aniversario de la carga de los camiones del ejército con ataúdes, el primer ministro italiano, Mario Draghi, dijo que los italianos “no pueden esperar el momento para levantar la cabeza, reiniciar y liberar las energías que han hecho esto país maravilloso “.

En Codogno, donde COVID-19 inició su asalto a Italia, Passerini, el alcalde, comparte la determinación de luchar.

“Estábamos decididos a mostrarle al mundo hace un año que podíamos vencer a COVID, y todavía lo estamos. Hemos descubierto el espíritu real el año pasado y espero que pronto salgamos del túnel ”, dijo.

“Cuando lo hagamos, vamos a tener una gran fiesta aquí e invitaremos a todo el mundo”.

You may also like

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy