La entrenadora de Stanford, Tara VanDerveer, sobre su historia de amor de décadas con el baloncesto y su lucha por la igualdad

Mientras el mundo del deporte se obsesionaba con los juegos de fútbol de campeonato de conferencias en diciembre, Tara VanDerveer de Stanford superó silenciosamente a la fallecida Pat Summitt para convertirse en la entrenadora con más victorias en la historia del baloncesto femenino de la División I. Quizás VanDerveer no es tan apreciada porque no tiene el encanto de Geno Auriemma o el guardarropa de Kim Mulkey. Pero VanDerveer tiene 1.121 victorias como entrenadora en su carrera y ha ganado más del 81% de sus juegos. Su equipo es la cabeza de serie No. 1 en el torneo de la NCAA a pesar de pasar la mitad de la temporada sin un juego en casa debido a las restricciones COVID-19 del condado de Santa Clara. El 20 de marzo, a la luz de las discrepancias entre las salas de pesas masculinas y femeninas en sus respectivos sitios de torneo, VanDerveer emitió un comunicado criticando a la NCAA por “sexismo flagrante”. Ella escribió: “Me siento traicionada por la NCAA”. VanDerveer, de 67 años, sabe lo que fue crecer en un mundo sin Título IX. Días antes del inicio del torneo de la NCAA de 2021, habló con ESPN sobre la historia y cómo las mujeres de hoy la inspiran.

Soy el mayor de cinco hermanos y crecí en un vecindario de Schenectady, Nueva York, que era extremadamente activo. La idea de mis padres de una gran noche de viernes era ir al YMCA, y podíamos saltar en un trampolín e ir a nadar. Hice todos los deportes que puedas imaginar. Creo que fue en cuarto grado, en la clase de Educación Física, que hicimos el tejido de tres jugadores, y pensé que era lo mejor que he visto y me enganché con ese ejercicio. Todavía lo hacemos con nuestro equipo hoy. Me volví loco por el baloncesto. Jugué todo el tiempo en el barrio. Cuando los chicos no querían que jugara, traje el mejor baloncesto para que tuvieran que dejarme jugar si querían usar mi pelota.

Leí todos los libros de baloncesto de la biblioteca. En noveno grado, la bibliotecaria llamó a mis padres y dijo: “Estoy muy preocupado. Tara ha leído todos los libros sobre baloncesto”. Me encantó verlo. No estaba tan encendido como ahora. Probablemente habría suspendido la secundaria si hubiera crecido ahora.

Mis padres se mudaron a las Cataratas del Niágara y escuché la radio de baloncesto del Niágara donde Calvin Murphy era un gran jugador. Iba a ver partidos siempre que podía. En mi [junior high] en la escuela, no tenían baloncesto para niñas, así que yo era la mascota para poder ir a los juegos. Pero me despidieron porque estaba viendo el partido en lugar de animar.

Cuando tenía 15 años, mis padres me consiguieron un aro de baloncesto en la entrada de mi casa. Nunca había tenido uno en mi camino de entrada y les dije que era demasiado mayor para el baloncesto. No había baloncesto organizado para las chicas, ni equipos JV, ni equipos universitarios. Teníamos días de juego en los que íbamos a jugar a otra escuela, tal vez tres o cuatro veces durante todo el año. No teníamos práctica; no tuvimos tiempo en el gimnasio. Todo fue por los chicos.

Para mí, el baloncesto se jugaba en el parque, se jugaba en el camino de entrada. Iba a abrir gimnasio y jugar con viejos. Era estar totalmente al margen cuando tenían un número impar y poder jugar cuando tenían un número par.

Era extremadamente doloroso no poder jugar, y siempre me decían que fuera a jugar con tus muñecas. Los chicos no eran muy inclusivos. Pero también creo que estaban enojados porque los golpearía. En mi anuario de noveno grado, el profesor de gimnasia escribió: “Para el mejor jugador de baloncesto, niño o niña, de la escuela”. Y fue realmente frustrante.

El mejor jugador de baloncesto masculino del equipo universitario escribió en mi anuario: “Algún día irás a los Juegos Olímpicos”. Ni siquiera tenían Juegos Olímpicos en ese momento para las niñas en el baloncesto. Tuve una especie de relación de amor-odio con él. Me encantó tanto, pero fue doloroso.

Esto fue antes del Título IX. Entonces mi momento para jugar fue malo. Pero mi tiempo para entrenar fue bueno.

Cuando fui a la universidad, y había un equipo universitario, pensé: “Oh, genial, intentaré eso”. No hubo reclutamiento; sin becas. Fui mesera durante el verano para pagar la universidad. Terminé jugando en Indiana y amándolo y teniendo una gran experiencia, pero teníamos un horario limitado. No se parecía en nada a lo que es ahora, y no se parecía en nada a los chicos.

No tenia intencion [of continuing on with basketball]. Quería ir a la facultad de derecho. Pero después de la universidad, viajé un poco y terminé de regreso en casa por Navidad. Mi papá dijo: “Pasaron el Título IX. ¿Qué estás haciendo?” Yo digo, “Nada”. Él dijo: “Bueno, vas a bajar para ayudar a entrenar al equipo de tu hermana”. Y yo dije: “No, no lo soy”, y él dijo: “Sí, lo eres”. Habían perdido la noche anterior al 99-11.

Mi hermana Marie es cinco años menor que yo. Realmente no le gustaba mucho el baloncesto. Lo jugó solo por diversión. No creo que ella haya estado nunca en el tiroteo de la entrada. Pero fue una gran experiencia. Realmente me enseñó que todos en el equipo son hermanas de alguien. Llegaba a casa y mis padres decían: “Oye, ¿por qué no interpretaste más a Marie?”. Yo dije: “¿De verdad? No puede jugar a la defensiva; no anota”. Son como, “Pero ella es tan agradable”. Es baloncesto universitario. No se trata de ser amable. Debes tener resultados.

Fue una gran experiencia para mí. Realmente me ayudó a formar mis propias filosofías de baloncesto. Me encantaba el entrenamiento, pero me di cuenta de que quería estar a nivel universitario, así que trabajé en campamentos de baloncesto. Hice muchos contactos de esa manera. Escribí a 20 escuelas diferentes y obtuve respuestas de dos de ellas. Decidí que iría a Ohio State. Yo era asistente de posgrado, básicamente, en ese momento pagaba la escuela porque no había dinero. Honestamente, estaba en cupones de alimentos y mi auto era un Volkswagen Bug, azul claro y totalmente oxidado. El calor generalmente no funcionaba. Había que cambiar los frenos, pero no tenía dinero. Creo que el auto costó $ 300 y ni siquiera valió la pena.

En mi segundo año en Ohio State, pude conseguir un puesto de asistente que pagó por mi escuela, y luego obtuve mi primer trabajo en Idaho, y pagué $ 13,000. Era un trabajo de tiempo completo y estaba emocionado. Mi situación fue genial. Trabajé para una maravillosa directora atlética llamada Kathy Clark. Ella estuvo fantástica. Pero tuve que luchar por las cosas. El entrenador masculino fue Don Monson, y es un muy buen amigo mío. Pero cuando llegué por primera vez, tenía como 24 años. Él pensó que iba a dirigir el campamento de baloncesto femenino y le dije: “No, no lo estás. Yo lo dirijo”. Tuve que luchar por todo tipo de pequeñas cosas como equipo de práctica y tiempo en el gimnasio. Y sin ayuda, así que voy a sacar las gradas.

Hubo una vez en que un tipo de la radio dijo: “Tu juego es antes del juego de hombres, y si tu juego entra en tiempo extra, tenemos que comenzar el juego de hombres a las 7:30, así que tendremos que tener un -Caso de la muerte “. Y dije: “Si alguien entra a la cancha, habrá muerte súbita. Pero los mataré”.

Pero me encantó estar en Idaho. La gente fue fantástica. Tuvimos grandes jugadores, jugamos frente a más de 3.000 personas y fue difícil para mí irme. Regresé a Ohio State y trabajé para un gran director atlético en Phyllis Bailey. Pero cuando fui por primera vez al estado de Ohio [in 1980], no estaban acostumbradas a apoyar el baloncesto femenino de la forma en que necesitaba ser apoyado. Al reclutar, probablemente dediqué cientos de miles de millas a mi automóvil conduciendo por todo el estado de Ohio. Reclutamos muy bien a todo el estado. Otros entrenadores se burlaban de mí y decían: “Tenías la valla levantada”. Nadie más podía entrar y sacar a los jugadores.

Fue muy difícil para mí dejar Ohio State, pero realmente sentí que Stanford encajaba perfectamente con mí. Cuando vine a Stanford [in 1985], el equipo había estado 5-23 y luego 9-19 el año anterior a mi llegada. Así que realmente se trataba de reclutar y conseguir grandes jugadores. Las jugadoras que estaban en el equipo eran mujeres fantásticas. Simplemente no teníamos suficientes jugadores grandes y realmente lo suficientemente hábiles. Me encanta entrenar en Stanford, me encantan las mujeres jóvenes que hemos tenido en Stanford y ha sido divertido.

Todavía cuento historias sobre los primeros días. Una vez tuvimos más de 1.800 niños que asistieron al campamento de baloncesto en el verano. Hay mucho entusiasmo por el baloncesto femenino. Tendría tal vez 80 o 100 niños de 8 años en una habitación, y les hablaría sobre cómo nunca jugué, cómo tuve la mejor pelota con los niños. Les conté esa historia. Nunca tuve JV, equipo universitario, nada. Nunca tuve una beca. Nunca estuvimos en televisión. Todas estas cosas que han cambiado. Y una chica, después de dar toda esta gran letanía, levanta la mano y dice: “Entrenador, ¿por qué fue así?” Realmente no sé cómo responderlas. Entonces dije: “¿Alguien más puede responder esta pregunta?” Y otra pequeña de 8 años de inmediato levanta la mano. Ella dice: “¡Sexismo!”

A las mujeres les han sucedido cosas sobresalientes este año. Con la determinación y la perseverancia que tienen las mujeres, solo digo: “Ve, niña”. Es impresionante. Y no me sorprende en absoluto.

Probablemente diría que Kamala Harris fue la que más me entusiasmó. Vicepresidente, estar en esa situación, es maravilloso para ella y maravilloso para nuestro país. Estoy entusiasmado con los deportistas porque tenemos que romper ese techo de cristal de cualquier forma que podamos. Pero este año creo que Kamala Harris ha sido la mayor inspiración.

Intento recordarle a nuestro equipo que realmente aprecie las oportunidades que tienen. Este año, con COVID, se ha quitado mucho. Creo que nuestro equipo realmente aprecia las cosas, de una manera diferente. En el buen sentido. Tuvimos que jugar la mayoría de nuestros juegos fuera de casa. Ni siquiera pudimos jugar nuestros partidos en casa aquí. Así que estuvimos de gira como 10 semanas. Estamos muy cerca. Solo necesitamos mantenernos saludables. Para nosotros, pensando en ir a Texas, si podemos sobrevivir y avanzar, tres semanas no es nada para nosotros. Hemos estado probando todos los días. Hacemos una doble máscara. Usamos sensores. Hemos hecho todo lo que le piden a la gente.

Creo que este año se ha tratado de mantener la cabeza gacha y tratar de sobrevivir a esto.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.