La falta de energía en Puerto Rico genera situaciones de vida o muerte para quienes tienen necesidades médicas

JAYUYA, Puerto Rico — Cuando el huracán Fiona dejó completamente sin electricidad y agua al pueblo montañoso de Jayuya, en el corazón de Puerto Rico, rápidamente se convirtió en una cuestión de vida o muerte para Luis De Jesús Ramos, quien tiene cáncer de garganta y una traqueotomía

De Jesús Ramos es uno de los muchos puertorriqueños para quienes la electricidad es esencial para sobrevivir, y cada día sin ella trae un sentido de urgencia cada vez mayor.

Él depende de la electricidad que le salva la vida para todo: desde usar una licuadora para preparar sus comidas líquidas, un refrigerador para guardar su comida, una cama ajustable que lo mantiene en las posiciones en las que necesita estar para dormir con seguridad y los suministros médicos necesarios. mantener y cuidar su traqueotomía.

Aunque ya no puede hablar, De Jesús Ramos, de 63 años, un hombre calvo con manchas blancas en la barba, gesticuló alrededor de su casa el jueves con una camiseta blanca y un pijama de franela a rayas mientras señalaba cada pieza del rompecabezas. para mantener sus necesidades de salud.

Luis De Jesus Ramos, de 63 años, y su hija Ashly Pérez, de 26, en su casa de Jayuya, Puerto Rico.Daniella Silva / NBC News

“Él realmente necesita estas cosas. Es una emergencia”, dijo su hija Ashly Pérez, de 26 años, en español, hablando desde la planta baja de la casa de su familia en un camino sinuoso en Jayuya, una región donde los deslizamientos cortaron caminos y dejaron lodo marrón brillante, árboles caídos y ramas partidas. .

La mayoría de los casi 1,5 millones de clientes de energía en Puerto Rico todavía no tienen electricidad después de que se informó un apagón en toda la isla el domingo, aproximadamente una hora antes de que el ojo del huracán Fiona entrara en la isla.

Hasta el viernes por la tarde, 601,500 clientes recuperaron su electricidad, lo que representa aproximadamente el 41% de todos los clientes, según Luma Energy, la empresa a cargo de la transmisión y distribución de energía en Puerto Rico. La mayoría de los clientes que han sido reconectados a la red están en el noreste, donde la tormenta causó menos daños.

A medida que los puertorriqueños ingresan a su quinto día sin electricidad, las preocupaciones sobre el acceso al combustible en una isla obligada a depender de generadores de respaldo para alimentar hogares e incluso infraestructura crítica como hospitales y torres de telecomunicaciones han comenzado a aumentar.

Imagen: Miembros de la empresa LUMA trabajan restaurando energía el 20 de septiembre de 2022 en San Juan, Puerto Rico.
Miembros de la empresa LUMA trabajan restaurando energía el 20 de septiembre de 2022 en San Juan, Puerto Rico.José Jiménez / Getty Images

Se empiezan a formar largas colas en las gasolineras. Las empresas, incluidas las tiendas de comestibles y las farmacias, también están comenzando a cerrar temporalmente debido a la falta de energía o combustible para operar sus generadores.

Los funcionarios del gobierno de la isla insisten en que no hay escasez de combustible y señalan que hay suficiente suministro para 60 días. Los desafíos de distribución son los culpables de las recientes interrupciones en el acceso al combustible, “que se están abordando”, dijo el secretario de Estado de Puerto Rico, Omar Marrero, en una conferencia de prensa el jueves por la mañana.

Casi el 73%, o 968,793 clientes, han recuperado su servicio de agua hasta el viernes por la mañana, según la Autoridad de Agua y Alcantarillado. Cerca de 440.000 de estos clientes obtienen su servicio gracias a generadores temporales que activan ciertas bombas de agua. Unos 360.000 clientes (27%) siguen sin agua.

Doriel Pagán Crespo, presidente ejecutivo de la autoridad del agua, dijo que la entidad continúa con los trabajos iniciados el jueves para llevar agua a sectores de los municipios de Jayuya, Lares, Aguada, Moca, Rincón y Aguadilla, luego de que se movieran escombros de los canales de riego. se limpiaron las aguas del río Guajataca.

‘Sin electricidad, no hay salud’

Después de enterarse de la condición de De Jesús Ramos, Ivonne Rodríguez-Wiewall, asesora ejecutiva de Direct Relief Puerto Rico, y un equipo llegaron a su casa en Jayuya el jueves por la tarde con un generador. Direct Relief es una organización no gubernamental que dona suministros médicos y otras ayudas a las comunidades.

De Jesús Ramos hizo la señal de la cruz y miró hacia arriba, dando gracias a Dios mientras instalaban el generador en su casa.

“Es muy importante entender que la salud está muy ligada a tener una fuente de poder”, dijo Rodríguez-Wiewall. “Sin electricidad, no hay salud”.

Rodríguez-Wiewall y su equipo entregaron kits de higiene y luces y baterías solares a los residentes cercanos. Toda el área parecía estar sin agua ni electricidad, a excepción de las casas donde se podía escuchar el fuerte zumbido de los generadores.

Hace cinco años, casi 3,000 personas murieron en los meses posteriores al huracán María que devastó la isla, un número mucho más alto que el primer número oficial de muertos del gobierno de 64. El huracán María provocó uno de los apagones más largos de la historia y dejó a muchos puertorriqueños sin acceso. a las necesidades que pueden salvar vidas.

Rodríguez-Wiewall dijo que no tener electricidad significa potencialmente no tener acceso a los registros digitales de los pacientes, no poder mantener medicamentos como la insulina o ciertas vacunas a la temperatura correcta, y no poder alimentar el equipo médico necesario.

Las necesidades en Puerto Rico han sido grandes, dijo, y señaló que la isla lleva cinco años en estado de emergencia: primero el huracán María en 2017, luego una ola de terremotos en la región sur de la isla a principios de 2020, la pandemia del coronavirus , y ahora el huracán Fiona.

El jueves, los voluntarios estaban entregando alimentos y suministros en la comunidad de Tiburones, en la ciudad sureña de Ponce, en medio de una ola de calor sofocante que agravó las luchas de quienes no tienen electricidad ni agua. El área se había inundado durante la tormenta cuando dos ríos cercanos se desbordaron. El olor sobrante del agua y la sal permaneció en el suelo, y los residentes describieron haber visto peces vivos en las aguas que fluían hacia su vecindario.

Carmen Rodríguez, de 50 años, líder comunitaria nacida y criada en Tiburones, describió su miedo durante la tormenta al ver la lluvia de Fiona.

“Fue tan fuerte. Cuando vi que el río crecía tan rápido, supe que iba a llegar a todas las casas”, dijo en español. “Fue peor que María, de verdad”.

Rodríguez dijo que el área aún no tiene electricidad y, aunque ahora tiene un poco de agua corriente, la presión aún no es suficiente para ayudar a los residentes a limpiar sus casas o satisfacer sus otras necesidades.

El equipo de Direct Relief Puerto Rico llegó al vecindario para llevar 10 concentradores de oxígeno portátiles y otros suministros a los socios del área.

Uno de los concentradores de oxígeno era para Edwin Quiles Martínez, de 66 años, veterano de la Marina de los EE. UU. con enfermedad pulmonar obstructiva crónica y diabetes. Ha tenido problemas para respirar durante 10 años, y el calor extremo y la falta de energía que siguen a Fiona lo empeoran.

Image: Edwin Quiles Martínez, 66, and his wife Graciela Pérez Alvarado, 73, in their home in Ponce, Puerto Rico.
Edwin Quiles Martínez, 66, and his wife Graciela Pérez Alvarado, 73, in their home in Ponce, Puerto Rico.Daniella Silva / NBC News

“Esta máquina me ayudará mucho”, dijo entre respiraciones pesadas, sentado fuera de su casa sin camisa y con pantalones cortos de mezclilla, limpiándose la frente de vez en cuando.

Los miembros de la familia lo han estado ayudando a él y a su esposa, Graciela Pérez Alvarado, de 73 años, a sacar una serie de bolsas de basura negras llenas de escombros por donde las aguas de la inundación entraron a su casa, dejando olor a moho y humedad.

Pérez Alvarado suspiró mientras miraba alrededor de su casa y todo el trabajo que había que hacer. Para ella, esta tormenta también fue peor que el impacto de María.

Residente de toda la vida de Tiburones, se emocionó y dijo en español: “Ya ni siquiera quiero vivir aquí”.

Daniella Silva informó desde Puerto Rico y Nicole Acevedo desde Nueva York.

Seguir nbc latino en Facebook, . y Instagram.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.