La familia del entrenador del estado de Oregon Wayne Tinkle ha jugado baloncesto DI

Muchas noches, Wayne Tinkle, quien una vez entrenó a Montana en tres torneos de la NCAA y dirigió Oregon State desde el 11-11 a principios de este año hasta el 19-12 y el Sweet 16 en posiblemente la mejor historia que queda en este March Madness masculino, regresa a casa. de otra noche a merced del marcador. A menudo, todo el mundo está allí, como lo ha sido este año de pandemia. A veces, comienzan a consolarse: “Saben exactamente qué decir para hacerle saber que todo va a estar bien”, dijo Lisa McLeod Tinkle sobre sus hijas.

A veces, después de las victorias, buen dolor: “De hecho, volvemos a ver los juegos, es divertido”, dijo Joslyn Tinkle, quien jugó en Stanford (2009-13). A veces, después de victorias o derrotas, buen duelo: “Nos derrumbamos por completo e informamos el juego”. Realmente usó la palabra “interrogatorio” y también dijo: “Sabemos de lo que estamos hablando. Nosotros lo vemos. ‘No llegaron rápidamente al lado de la ayuda’, o ‘No volvieron a la transición D’ o ‘No rebotaron’. “Quizás debería haber hecho este ajuste un poco antes”. “

Aquí hay una familia donde en años normales el padre entrenaba mientras el hijo, Tres, jugaba para el padre (2015-20, con 2233 puntos y 882 rebotes), mientras que las dos hijas se sentaban en la cancha y podían dirigir la defensa en ocasiones. tal vez decirles a los jugadores dónde pararse en la zona 1-3-1. Elle Tinkle, quien jugó en Gonzaga (2012-17), acusa a Joslyn Tinkle de ser la más ruidosa, y Joslyn dice que gritará: “Ve a la esquina, si dejan que un corredor de línea de fondo esté detrás de ellos y no los veas”. . ” También: “Y estoy llamando al globo”.

A veces, “Papá me echa una ojeada. Yo estaba como, ‘Está bien, lo marcaré de nuevo’. “

Aquí hay una familia donde las hermanas se mudaron a Portland después de la escuela para poder seguir la carrera universitaria de su hermano pequeño (tienen tres grados de diferencia en una secuencia ordenada), en parte por gratitud hacia él.

“Lo recuerdan remolcando su baloncesto a todos los torneos cuando jugaban”, dijo su madre.

Joslyn: “Sí, lo recuerdo, y bromeamos sobre eso a menudo. Viajamos de gimnasio en gimnasio. No sé cuánto baloncesto vio. Estaba jugando constantemente debajo de las gradas, quedando atascado en algún respiradero, ¿quién sabe? ” O dispararía tres en el entretiempo y ganaría refrescos de dos litros.

Analicemos el quinteto, mientras omitimos brevemente a los Rottweilers y al Double Doodle que Joslyn trae de Portland, donde comparte una casa con su hermana, Elle, quien sería la heroína más grande de todos estos últimos 12 meses. Ella es una enfermera.

Está Lisa, de 6 pies 2 pulgadas, que jugó en Montana de 1986 a 1989. Se considera a sí misma como “una jugadora más defensiva” que “amaba bloquear tiros” y “jugó para un gran entrenador en Robin Selvig”, después de lo cual hizo una pausa y dijo: “No lo sé. Es un poco difícil hablar de mí. Me encantaba jugar a la defensiva “. Ella vende menos, por supuesto. Su primogénita, Joslyn, dice: “Por lo que escuché y las historias, ella fue simplemente tenaz. Gran salto de vuelta, tiro de gancho. Reina rebotando. Imparable en la pintura. Buen toque de seis a diez pies “. Joslyn señala, como suele hacer, que Lisa es el único miembro de la familia en un salón de la fama universitario, y uno con ese nombre chiflado, el Salón de la Fama de los Deportes Grizzly.

Está Wayne, de 6 pies 10, a quien Lisa conoció en Montana en una reunión social en lugar de debajo de una canasta, mostrando cómo la vida puede ser menos evocadora que las películas. Joslyn: “Un gran cuerpo muy fuerte, un gran jugador de poste fino, de vuelta a la canasta, buenas jugadas. Podría disparar a los tres. Perdería 60 puntos en juegos recreativos, porque definitivamente puede dar un paso atrás. Gran pasador. Un gran hombre. Puede hacerlo todo. Un jugador de gran delicadeza, gran visión en la cancha ”. Jugó 11 años en el extranjero en Suecia, España, Italia, Grecia. “Era un jugador muy desinteresado”, dijo su esposa, señalando que no dispararía la pelota incluso cuando tenía un padre que gritaba desde las gradas: “’¡Tira la pelota!’ “

Joslyn, 6 pies 3: “Un McDonald’s totalmente estadounidense que sale de la escuela secundaria” (Lisa) … “Una buena mezcla de mis dos padres” (Joslyn) … “Una hermosa toma exterior, muy suave” (Lisa) … Reclutado como jugador de poste, pero, “Cuando llegué a Stanford, mis entrenadores realmente querían desarrollar mis habilidades de guardia” (Joslyn) …

Elle, 6 pies 2 (quien jugó la mayor cantidad de juegos, 143, en la historia del programa Gonzaga): “De lejos la más atlética” (Joslyn) … “La pusiste en su mejor jugadora” (Lisa) … “Ella era de hecho, un gran atleta de pista (Joslyn) … “Muy tenaz en defensa” (Lisa) …

Y Tres, 6 pies 7: “Algo así como la navaja suiza” (su madre)… “Hombre, fue muy divertido de ver. Era tan astuto, muy parecido a mi padre, donde tenía un coeficiente intelectual tan bueno ”(el mayor de sus hermanas) … Joslyn dijo que ha estado perfeccionando su movimiento lateral defensivo (está en la lista de la G League de los Toronto Raptors) y lo llama “Engañosamente atlético”.

Su final de temporada senior se apagó la primavera pasada con el coronavirus. En el torneo Pac-12 en 2019, calculó una derrota con el hecho de que los Beavers “no tenían muy buen espacio moviéndose hacia adentro”. Sí, todos los espectadores lo vieron. Por supuesto.

Así que crecieron en Europa y el oeste americano sin pelotas de baloncesto en la cara. Se motivaron a sí mismos. Nunca tuvieron que ser persuadidos para que salieran a tomar algunas inyecciones. Cuando jugaban en el camino de entrada, “Alguien siempre se iba llorando”, dijo Lisa. Cuando una Joslyn de primer grado perdió un juego de 3 contra 3 en el famoso Hoopfest en Spokane contra algunos tipos duros de Idaho, y trató de salir del juego con un dedo lastimado, su padre le dio una suave charla en el camino a casa: “’Jos, tienes que ser más duro que eso. Eso no es aceptable. No puedes subestimarte a ti mismo. Y te diré “, dijo Joslyn,” nunca volvió a suceder “.

El tamaño de su padre intimidaba a los posibles novios, incluso cuando Joslyn lo llama “un alma tan amable y bondadosa” y dice: “Haré esto sin tratar de emocionarme: mi papá es un gran hombre”.

Ahora están en este momento en el que Wayne Tinkle dijo: “Quiero decir, este es un viaje increíble en el que estamos”. Ahora están en las gradas en Las Vegas para el torneo Pac-12, aquí para el torneo de la NCAA, volando de un lado a otro, y puedes decirles a los cuatro espectadores que entienden el significado de esto en todos sus 824 huesos. Es una lástima que Tres haya terminado de jugar para Oregon State, pero ha visto con las camisetas de varios Beavers.

“Está metido hasta las rodillas con nosotros; también lo son mi esposa y mis hijas ”, dijo Wayne Tinkle. “Son apasionados. Son leales. Ojalá pudiera compartirlo con ellos. Caminamos por el Victory Field el otro día ”- ese es el estadio de béisbol Indianapolis Class AAA provisto de aire fresco para los que están en la burbuja aquí -“ nos paramos a unos 12 pies de distancia solo para visitarlo afuera de la cerca. Encontraremos tiempo. Estoy muy agradecido por ellos “.

Cuando encuentren tiempo, es posible que incluso vuelvan a ver algunas cosas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.