‘Miríadas’ de reacciones dermatológicas después de la vacunación contra el COVID-19

Nota del editor: Encuentre las últimas noticias y orientación sobre el COVID-19 en el Centro de recursos sobre el coronavirus de Medscape.

GLASGOW — Las personas que reciben la vacuna contra el COVID-19 pueden experimentar una amplia gama de reacciones dermatológicas, algunas de las cuales pueden poner en peligro la vida, revela un estudio prospectivo indio que sugiere que la evaluación histopatológica es clave para comprender la causa.

Al estudiar a más de 130 pacientes que presentaron reacciones dermatológicas relacionadas con la vacuna, los investigadores encontraron que los eventos adversos agudos más comunes fueron urticaria aguda, prurito generalizado y erupción maculopapular.

Las reacciones de hipersensibilidad dérmica ocurrieron dentro de los 3 días posteriores a la vacunación, lo que sugiere que el culpable es una reacción de hipersensibilidad tipo 1 inmediata, dijo la presentadora del estudio Alpana Mohta, MD, Departamento de Dermatología, Sardar Patel Medical College, Bikaner, Rajasthan, India. La mayoría de los pacientes habían recibido la vacuna de AstraZeneca, dijo.

Los eventos tardíos más comunes fueron pitiriasis rosada y liquen plano, que ocurrieron dentro de las 3 a 4 semanas posteriores a la vacunación y podrían ser el resultado de hipersensibilidad tardía o una reacción cutánea mediada por células T causada por “mimetismo molecular con un epítopo viral”. dijo Mohta.

La investigación se presentó en la Reunión Anual 2022 de la Asociación Británica de Dermatólogos (BAD) el 5 de julio.

Mohta dijo que, ante el “aumento” en el número de personas que se han vacunado, es “imperativo como dermatólogos” mantener un “índice de sospecha muy alto para diferenciar las reacciones causadas por la vacunación” de otras causas, y una evaluación adecuada. debe realizarse en “todo paciente” que presente una posible reacción.

También enfatizó que “dado que tantos [COVID-19] se están encontrando variantes”, la evaluación histopatológica podría “ayudar a comprender mejor la fisiopatología subyacente” de cada reacción.

Mohta comenzó su presentación explicando que India está realizando una de las “campañas de vacunación más grandes del mundo” para COVID-19, con casi el 90% de los adultos completamente vacunados.

Agregó que los estudios han indicado que la incidencia de reacciones adversas cutáneas después de la vacunación contra la COVID-19 oscila entre el 1,0 % y el 1,9 %, y que los dermatólogos han encontrado una “plétora” de reacciones relacionadas.

Mohta enfatizó que las “innumerables presentaciones” de estas reacciones significan que la correlación de los hallazgos clínicos y patológicos es “clave” para comprender la fisiopatología subyacente.

Por lo tanto, ella y sus colegas realizaron un estudio prospectivo hospitalario de pacientes que autoinformaron reacciones adversas mucocutáneas de abril a diciembre de 2021, dentro de las 4 semanas posteriores a recibir una vacuna contra el COVID-19.

Recopilaron información sobre los signos y síntomas de los pacientes, así como la fecha de administración de la vacuna y el tipo de vacuna administrada, junto con un historial médico detallado, incluidas alergias previas, infección previa por COVID-19 y cualquier comorbilidad.

Los pacientes también se sometieron a un examen clínico e investigaciones de laboratorio, y dos dermatólogos experimentados evaluaron sus casos para determinar si la asociación entre el evento adverso y la vacunación contra el COVID-19 era probablemente causal.

Mohta dijo que 132 pacientes adultos, con una edad promedio de 38,2 años, fueron identificados con reacciones relacionadas con la vacuna.

Esto incluyó a 84 (63,6%) pacientes con una reacción leve, definida como que se resuelve con tratamiento sintomático; 43 (32,6%) pacientes con reacción moderada, definida como extensa y de más de 4 semanas de duración; y cinco (3,8%) pacientes con reacciones graves, definidas como sistémicas y potencialmente mortales.

El grupo leve incluyó a 21 pacientes con urticaria aguda, con una aparición media de 1,2 días después de la vacunación, así como 20 casos de erupción maculopapular, con una aparición media de 2,4 días; 18 casos de pitiriasis rosada, con una media de aparición de 17,4 días; y nueve casos de pseudoangioma eruptivo, con una media de aparición de 3,5 días.

Hubo 16 casos de liquen plano en el grupo moderado, con una aparición media de 22,7 días después de la vacunación contra la COVID-19; nueve casos de herpes zoster, con una media de aparición de 15,3 días; y un caso de pitiriasis liquenoide y varioliformis aguda (PLEVA), entre otros.

El grupo grave incluyó dos casos de eritrodermia, con un inicio promedio de 9 días después de la vacunación; un caso de exantema medicamentoso con eosinofilia y síntomas sistémicos (DRESS), con una media de evolución de 20 días; y un caso de lupus eritematoso cutáneo subagudo (SCLE) y penfigoide ampolloso, con inicios promedio de 15 días y 14 días, respectivamente.

En cuanto a los resultados histopatológicos, Mohta explicó que solo 57 pacientes de su cohorte aceptaron hacerse una biopsia de piel.

Los resultados de esas biopsias de piel mostraron que 21 (36,8%) pacientes tenían erupción de pápulas y placas relacionadas con la vacuna, predominantemente dermatitis espongiótica. Esto se correlacionó con los diagnósticos clínicos de pitiriasis rosada, erupción maculopapular y papuloescamosa y DRESS.

Se observó dermatitis liquenoide y de interfaz en 13 (22,8 %) pacientes, lo que se correlacionó con los diagnósticos clínicos de liquen plano, PLEVA y SCLE. Once (19,3%) pacientes presentaron una reacción de hipersensibilidad dérmica, equiparada a los diagnósticos clínicos de urticaria y pseudoangioma eruptivo.

Mohta reconoció que el estudio estuvo limitado por la incapacidad de calcular la “verdadera prevalencia de las reacciones asociadas a la vacuna” y porque no se realizó la inmunohistoquímica.

El presidente de la sesión, Saleem Taibjee, MD, Department of Dermatology, Dorset County Hospital NHS Foundation Trust, Dorchester, Dorset, Reino Unido, felicitó a Mohta por su presentación “muy interesante”, destacando su “amplia experiencia en una cohorte de pacientes tan grande”.

Preguntó qué tipo de vacunas contra el COVID-19 habían recibido los pacientes y si Mohta podría brindar “alguna información sobre a qué pacientes se les puede volver a administrar la vacuna de manera segura, y cuáles [to whom] puede evitar administrar más dosis”.

Mohta dijo que la mayoría de los pacientes en el estudio recibieron la vacuna AstraZeneca COVID-19, ya que era la más utilizada en India en ese momento, con alrededor de 30 pacientes que recibieron la versión india Covishield de la vacuna AstraZeneca. (La vacuna AstraZeneca de dos dosis, que es más barata de fabricar y más fácil de almacenar a temperaturas de refrigeración típicas que las vacunas basadas en ARNm, ha sido autorizada por la Organización Mundial de la Salud, la Agencia Europea de Medicamentos y más de 50 países, pero no ha sido aprobada). autorizado en los Estados Unidos).

Agregó que a ninguno de los pacientes del estudio con reacciones cutáneas de leves a moderadas se les aconsejó que no recibieran más dosis”, pero que a los que tenían reacciones graves se les aconsejó que no tomaran más dosis”.

En consecuencia, en el caso de reacciones leves, “dosis adicionales no son una contraindicación”, dijo Mohta, pero los pacientes con reacciones más graves deben ser considerados “caso por caso”.

Reunión anual de la Asociación Británica de Dermatólogos (BAD) 2022. Resumen DP06. Presentado el 5 de julio.

No se declaró financiación del estudio. No se declararon relaciones económicas relevantes.

Para obtener más noticias, siga a Medscape en Facebook, .Instagram, YouTube y LinkedIn.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.