Home Entretenimiento Muere Iraj Pezeshkzad de Irán, quien escribió ‘Mi tío Napoleón’

Muere Iraj Pezeshkzad de Irán, quien escribió ‘Mi tío Napoleón’

by admin

TEHERÁN, Irán – Iraj Pezeshkzad, un autor iraní cuya exitosa novela cómica, “Mi tío Napoleón”, satirizó el comportamiento paranoico y engreído de la cultura persa cuando el país entró en la era moderna, ha muerto. Tenía 94.

Las tribulaciones del tío Napoleón, cuyas ilusiones le hacen ver la mano de Gran Bretaña en los problemas que plagaron los últimos días de su familia aristocrática durante la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en una de las series de televisión más queridas de Irán cuando se emitió en 1976.

El fervor de la Revolución Islámica de 1979 hizo que el libro fuera prohibido y la serie nunca volvió a emitirse en la televisión estatal iraní. El propio Pezeshkzad finalmente aterrizaría en Los Ángeles, parte de una sociedad de emigrados iraníes que aún hoy ve a la ciudad de California en broma conocida como “Tehrangeles”.

Las palabras y giros de la novela de Pezeshkzad todavía ensucian la cultura iraní hoy en día, incluidas las referencias obscenas a “San Francisco” como una insinuación de las relaciones sexuales. Lo mismo ocurre con los pasajes sobre el poder del amor, como se describe en una escena por el sufrido sirviente del tío Napoleón, Mash Ghasem.

“Cuando no la ves, es como si tu corazón se congelara”, dice la sirvienta, retratada en una escena del sótano tenuemente iluminada en la serie por el famoso actor Parviz Fannizadeh. “Cuando la ves, es como si un horno de panadería se encendiera en tu corazón”.

La agencia de noticias semioficial ISNA de Irán citó a Davood Mosaei, quien publicó los libros de Pezeshkzad, confirmando su muerte el miércoles. No se ofreció de inmediato ninguna causa de muerte. Los canales de televisión en farsi con sede en el extranjero también informaron de su muerte.

Los medios estatales iraníes no informaron sobre su muerte, aunque el embajador británico en Irán expresó sus condolencias.

“Mis más sinceras condolencias y tristeza por el fallecimiento de una de las grandes figuras literarias de Irán, Iraj Pezeshkzad, cuya sátira sutil pero poderosa es una ventana perdurable a la cultura iraní”, escribió Simon Shercliff en Twitter.

Nacido en Teherán a fines de la década de 1920, Pezeshkzad alcanzó la mayoría de edad al comienzo de la dinastía Pahlavi de Irán. En “Mi tío Napoleón”, se centra en una familia aristocrática de la dinastía Qajar, que gobernó Persia durante más de 100 años. Varios viven en un recinto con un gran jardín, donde se desarrolla la historia.

El difunto ensayista Christopher Hitchens una vez se refirió a la novela como “una historia de amor envuelta en un bildungsroman y envuelta en una teoría de la conspiración”, usando una palabra de $10 para un cuento sobre la mayoría de edad. El narrador ama a la hija del tío Napoleón, su prima, pero finalmente nunca se casa con ella.

Pero la historia hace más para explicar la mentalidad de los iraníes, quienes en una generación se vieron arrastrados de un estilo de vida rural casi feudal a la era moderna de los paisajes urbanos. Cuando Persia se convirtió formalmente en Irán, se convirtió en el objetivo de las potencias mundiales.

Primero, Gran Bretaña y la Unión Soviética invadieron Irán en 1941 y depusieron a Shah Reza Pahlavi, preocupados por sus propuestas a Adolf Hitler en Alemania. Su hijo pequeño, Mohammad Reza Pahlavi, tomó el trono. En 1953, un golpe de estado respaldado por la CIA y los británicos consolidó el poder del sha y derrocó al primer ministro electo del país.

Pero incluso antes de la era moderna, las dinastías persas más débiles se vieron subsumidas por poderosas potencias extranjeras. Esa paranoia se desangra en el Irán moderno, donde su teocracia ahora se encuentra en el punto de mira de los ataques por su acelerado programa nuclear, pero también tiene la tendencia de culpar de todos sus males a los conspiradores en el extranjero.

“Aunque el libro no es político, es políticamente subversivo y apunta a cierta mentalidad y actitud”, escribió el autor Azar Nafisi en 2006. “Su protagonista es una personalidad mezquina e incompetente que culpa de sus fracasos y de su propia insignificancia a todo el mundo. -entidad poderosa, haciéndose así importante e indispensable.

“En Irán, por ejemplo, como ha mencionado Pezeshkzad en otra parte, esta actitud no se limita a la gente ‘común’, sino que, de hecho, prevalece más entre la llamada élite política e intelectual”.

Eso es algo que Pezeshkzad dijo que vino incluso desde el nacimiento en su familia.

“Cuando estaba aprendiendo a hablar, las palabras que escuchaba después del pan, el agua, la carne y demás eran: ‘Sí. es obra de los británicos”, dijo una vez en un documental de la BBC de 2009.

La publicación de “Mi tío Napoleón” se produjo a principios de la década de 1970, cuando las tasas de alfabetización aumentaron junto con los precios mundiales del petróleo, lo que impulsó los esfuerzos de modernización del sha en el país. El libro vendió millones de copias y provocó la serie televisada del mismo nombre tres años después. Los iraníes recuerdan cómo se limpiaban las calles en Teherán mientras se emitía.

El propio Pezeshkzad se desempeñó como funcionario cultural en el Ministerio de Relaciones Exteriores bajo el sha. Pero pronto, huirá para siempre de Teherán con la llegada de la Revolución Islámica, uniéndose al Primer Ministro iraní Shapour Bakhtiar en París y su Movimiento de Resistencia Nacional de Irán. Incluso el sha culparía a los soviéticos y británicos por tener una mano en ser finalmente expulsados ​​del poder.

“Para cuando escribí esta novela, todo el mundo se había dado cuenta de que el imperialismo británico con todo su poder y grandeza se había desvanecido”, le dijo a la BBC. “Sin embargo, había subestimado esta fobia y, especialmente después de la revolución, me di cuenta de que era, y sigue siendo, extremadamente fuerte”.

Describió que la gente lo elogió por ver a los británicos entregar todo, exactamente lo contrario de lo que trató de decir en su novela.

“Sentí como si me hubieran echado un balde de agua fría”, agregó.

Más tarde se mudó a Los Ángeles, donde ocasionalmente dio conferencias en universidades. En marzo de 2020, concedió una entrevista al tabloide Chelcheragh con motivo del Año Nuevo persa, en la que describió que ya no podía leer ni escribir debido a la degeneración macular. Dijo que todos los que una vez conoció en Teherán habían muerto con la edad, pero anhelaba regresar a casa por última vez.

“Ojalá pudiera venir a Irán. Visite mi ciudad, mi propio Teherán”, dijo. “¿Cómo puede una persona no extrañar su ciudad?”

———

Gambrell informó desde Dubai, Emiratos Árabes Unidos. El periodista de Associated Press Amir Vahdat en Teherán contribuyó a este despacho.

.

You may also like

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy