Home Salud Navegando por la sexualidad y la utilidad en ‘Ghost in the Shell’ – Espanol News

Navegando por la sexualidad y la utilidad en ‘Ghost in the Shell’ – Espanol News

by admin

Según el género de la ciencia ficción, el futuro estará lleno de androides femeninos, seres mecánicos con un cuerpo sexual idealizado cuidadosamente construido por hombres para encarnar sus fantasías. Sin embargo, hay un cyborg de cuerpo completo que se asemeja al típico robot femenino, uno para el que la desnudez es utilitaria en lugar de estar asociada con el sexo: la Mayor Motoko Kusanagi de Mamoru Oshiipelícula de anime cyberpunk de 1995 Fantasma en la concha.

En el Japón futurista, el cuerpo humano se mejora o incluso se reemplaza por completo con tecnología cibernética que aumenta las habilidades físicas. Superfuerza, visión nocturna incorporada, invisibilidad: las posibilidades son infinitas. El mayor Kusanagi es el líder de un equipo de asalto en la Sección 9 de Seguridad Pública, que está completamente formado por cyborgs. Ella está a la caza del notorio hacker The Puppet Master, y durante su viaje, cuestiona qué significa ser humano a medida que el cuerpo físico se modifica cada vez más con partes metálicas y cables.

Un punto crucial de la navegación de Kusanagi por su propia humanidad es la representación de su cuerpo desnudo y su falta de sexualidad, que se establece inmediatamente en la escena inicial de la película. Está encaramada en lo alto de un rascacielos, escuchando el mundo que la rodea y buscando a su objetivo. Tan pronto como señala su ubicación, se desabotona la chaqueta y revela todo su cuerpo desnudo. Es esa forma femenina idealizada con grandes pechos y un vientre plano, lo que establece una expectativa de sexualidad. Sin embargo, este no es un momento sexual; en realidad se está preparando para realizar su trabajo. La desnudez es necesaria para el camuflaje termoóptico, que la vuelve esencialmente invisible.

Ni una sola vez en toda la película se muestra a Kusanagi participando en actividades sexuales o usando su sexualidad como un arma. Su conciencia no contiene deseo carnal. Esa escena inicial establece rápidamente una tensión entre su cuerpo como herramienta del estado dentro de la diégesis de la película y su cuerpo como herramienta de sexualidad para el espectador. Dentro de esa tensión se encuentra un examen de la desnudez femenina en la pantalla y cómo el cuerpo femenino es tan rápido para ser percibido como sexual.

En la siguiente secuencia de créditos de apertura, al espectador se le muestra la construcción de Kusanagi, que involucra primeros planos de su cuerpo, particularmente sus nalgas y senos. Aquí, ella es un espectáculo para la vista, ya que se muestra como un producto literal que se ensambla. Pero la mirada masculina sigue muy presente ya que se la ve en partes de un todo, tanto en su cibernética como en su cuerpo. Un primer plano de su pezón no ofrece ningún examen o cuestionamiento de esa mirada, pero sí ofrece ese espectáculo y servicio de fan que se espera en el anime.

Nuevamente surge esa tensión entre sexualidad y utilidad. La mirada masculina sexualiza el cuerpo, pero también lo examina con fascinación, ya que estas partes de plástico que componen el cuerpo de Kusanagi parecen tan realistas. El espectáculo se utiliza aquí para hacer que el espectador considere quién decide qué es un objeto sexual y cómo la desnudez no siempre juega un papel en esa construcción.

Por el contrario, en una de las escenas finales de la película, el cuerpo desnudo de Kusanagi, una vez más expuesto con el propósito de camuflarse, fluctúa entre femenino y masculino, ya que su cuerpo esencialmente explota durante la pelea culminante. Se agacha sobre un tanque y trata de destrozarlo. Pero no hay un momento de desnudez frontal total que exponga su cuerpo ideal. Esta vez, el cuerpo de Kusanagi desafía abiertamente su codificación femenina.

A medida que se esfuerza, sus músculos tecnológicamente avanzados comienzan a hincharse y su cuerpo cambia a la imagen del hombre estereotipado en el anime con una musculatura ridículamente exagerada que incluye abdominales perfectos y bíceps masivos. El cuerpo de cyborg femenino desnudo, al que el espectador está acostumbrado, cambia rápidamente ante sus ojos, nuevamente trabajando para cambiar la percepción del cuerpo de Kusanagi como una herramienta en lugar de un objeto sexual.

Incluso cuando Kusanagi no está conectada a las máquinas de mantenimiento, tiene marcas de cibernética, como los cuatro enchufes en la parte posterior de su cuello. Fantasma en la maquina nunca quiere ocultar la obvia construcción de Kusanagi y el resto de la humanidad: cuando todos tienen un cuerpo tecnológicamente mejorado, no hay conmoción. Esta es otra forma en que Mamoru Oshii quiere que el espectador contemple lo que significa ser humano. A medida que la carne, los órganos y los músculos se reemplazan por cables, ¿eso disminuye la humanidad de uno?

En Fantasma en la concha, el subconsciente que lleva recuerdos, deseos y opiniones se llama fantasma, mientras que el caparazón es el cuerpo físico en el que está contenido el fantasma. El caparazón aparentemente sexualizado de Kusanagi nunca se discute ni se percibe como algo más que práctico. Sin embargo, no se puede negar que su cuerpo expuesto es visto a través de una mirada masculina intrusiva y con una sensación de asombro. Dentro de esta tensión del cuerpo como herramienta versus el cuerpo como objeto, Fantasma en la concha complica la percepción de estos cuerpos construidos en la pantalla.

You may also like

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy