Op-Ed: Vacunar a nuestros indocumentados | MedPage hoy

Las comunidades de minorías raciales y étnicas continúan siendo fuertemente afectadas por COVID-19. A medida que se implementa la vacuna COVID-19, es esencial que los más vulnerables tengan acceso, independientemente de su estado migratorio.

En 2018, las personas nacidas en el extranjero constituían el 14% de los residentes de EE. UU., Con 10,7 millones de inmigrantes en situación de indocumentados. Dentro de la fuerza laboral, 5 millones de trabajadores esenciales están indocumentados, según el Center for American Progress. La fuerza laboral indocumentada se ha enfrentado a una serie de desafíos durante la pandemia que aumentan el riesgo de contraer y propagar COVID-19 y provocar una enfermedad más grave. Esto incluye tener trabajos mal pagados, tener pocos o ningún beneficio laboral, tener que trabajar en persona sin el equipo de protección adecuado y vivir en hogares multigeneracionales sin espacio para la cuarentena. A pesar de su mayor riesgo de contraer COVID-19, muchos carecen de cobertura médica. Los inmigrantes pueden sentirse disuadidos de buscar atención médica por completo debido al temor de llamar la atención no deseada sobre su estado migratorio, lo que los pone en riesgo de peores resultados de salud. La desconfianza en el sistema médico y otras barreras sistémicas, como la falta de identificación adecuada o la falta de acceso a los servicios lingüísticos, también impiden que las personas indocumentadas reciban la atención que tanto necesitan.

Vacunar a la población indocumentada requerirá abordar una serie de barreras.

Miedo al Servicio de Inmigración y Aduanas

Dentro de las comunidades de inmigrantes, la privacidad y la seguridad del paciente son especialmente importantes debido a los temores generalizados del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). Chicago, por ejemplo, está utilizando sistemas de autoverificación para determinar la elegibilidad para recibir la vacuna, requiriendo identificadores personales como la edad y la residencia a través de elementos como un pasaporte o una identificación consular. Sin embargo, muchas personas de hogares con estatus mixto a menudo se sienten incómodos e inseguros al proporcionar esta información porque temen que se use en su contra o contra su familia. Muchas familias de estatus mixto tampoco tienen acceso a identificaciones. La prueba de identificación puede parecer una solicitud benigna, pero para aquellos que son indocumentados, es equivalente a preguntar sobre el estado migratorio.

Falta de acceso a sitios de vacunación o información médica

Muchos inmigrantes y personas de color viven en desiertos de atención médica, lo que les impide acceder fácilmente a los sitios comunes de vacunas. También hay una “brecha tecnológica racial” significativa en muchas comunidades de color que hace que sea extremadamente difícil navegar el proceso burocrático del registro de vacunas en línea. El uso de organizaciones comunitarias como sitios de vacunas puede facilitar que los miembros de la comunidad se enteren de la vacuna y se registren. Las organizaciones comunitarias también pueden utilizar alternativas al registro en línea para facilitar la inscripción para una cita de vacunación.

La falta de información de salud pública amigable con el idioma es otra barrera para la vacunación para las personas indocumentadas. Es necesario proporcionar información en varios idiomas y formatos de medios para que los grupos de inmigrantes se sientan reconocidos y adecuadamente informados sobre cómo mantenerse sanos y seguros.

Para eliminar barreras innecesarias para todas inmigrantes, independientemente de su estatus, recomendamos a aquellos que están a la vanguardia del despliegue de la vacunación que trabajen con y dentro de diversas comunidades que tomen los siguientes pasos activos:

1. Desarrollar y distribuir información sobre elegibilidad de vacunas, sitios de vacunación e información de salud y seguridad en varios idiomas. Asegúrese de que las traducciones sean precisas, legibles y adaptadas para abordar las necesidades y realidades de la comunidad de destino. Ofrezca formatos multimedia, como audio / video, infografías, folletos escritos y preguntas y respuestas en vivo, para ser inclusivos y respetuosos.

2. Establecer sitios de vacunación accesibles dentro de espacios comunitarios confiables. Ofrezca “mesas de ayuda” en los sitios de vacunación para aquellos con acceso limitado a la tecnología u otras barreras para la navegación de vacunas. Esta es una excelente manera de involucrar a los líderes juveniles y proporcionar una compensación pagada por hora a los defensores de la comunidad.

3. Capacite al personal del centro de vacunación para que solicite nombres y números de teléfono únicamente, no identificaciones ni números de seguro social. Si los sitios comunitarios necesitan documentar la elegibilidad adicional, por ejemplo, la residencia en el vecindario, trabaje con los líderes comunitarios para correr la voz.

Al implementar estos pasos, los líderes comunitarios de confianza deben participar en la creación de materiales, la toma de decisiones, la difusión de información y la respuesta a preguntas para reducir la difusión de información errónea.

El estado de la documentación, el idioma, la raza o el origen étnico no deben ser requisitos para vacunarse o mantenerse saludable durante o después de la pandemia. Si bien reconocemos que los departamentos de salud pública están utilizando datos demográficos como una forma de rastrear la distribución equitativa de vacunas, las personas deben estar seguras de que pueden “optar por no participar” y que el estado migratorio y el idioma no son requisitos para la vacunación.

Permitir que los sistemas de salud hagan lo que siempre han hecho puede ser más fácil, pero solo perpetuará las inequidades. Debemos tomar medidas activas para promover la salud y la seguridad de nuestras comunidades más vulnerables e históricamente marginadas.

Isa Álvarez se graduó de la Universidad de Chicago y es pasante en la Organización Médica para el Avance Latino.

Pilar Ortega, MD, es médica de emergencia y profesora clínica asistente en el Departamento de Educación Médica y el Centro Hispano de Excelencia de la Facultad de Medicina de la Universidad de Illinois. También es cofundadora de la Organización Médica para el Avance Latino.

Dana Rusch, PhD, es profesora asistente de psiquiatría clínica y directora del Programa de defensa de la salud mental de familias inmigrantes en el Instituto de Investigación Juvenil de la Universidad de Illinois en Chicago.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.