¿Qué sucede cuando los médicos y los pacientes se interrumpen entre sí?

En los últimos 50 años, el modelo de interacción médico-paciente ha pasado gradualmente de un modelo autoritario (paternalista) dirigido por médicos a uno de colaboración entre médico y paciente (sociedad, administración). La comunicación es fundamental para esta relación. En los últimos años se ha incrementado el énfasis en optimizar la comunicación del médico durante las consultas clínicas con el objetivo de brindar una atención centrada en el paciente. A menudo, los médicos y los pacientes se interrumpen durante las visitas, pero ¿cuáles son las razones y los impactos de estas interrupciones?

Significado e impactos

Una interrupción es cualquier acto que interrumpe físicamente el flujo de la conversación o dificulta el avance de un tema de conversación.

Las interrupciones pueden afectar negativamente a elementos clave de un intercambio comunicativo, particularmente la comunicación de información al paciente o el desarrollo de una relación con el paciente. Muchos estudios han indicado que las interrupciones son numerosas durante las visitas ambulatorias para adultos, y hasta el 75% de los pacientes son interrumpidos por un médico antes de que terminen de hablar. Esta interrupción redujo el tiempo promedio de habla del paciente durante la presentación inicial de su problema de 73 a 150 segundos a 12 a 23 segundos.

¿Intrusión o cooperación?

El impacto de las interrupciones en las visitas clínicas sigue sin estar claro. Algunos estudios muestran un impacto principalmente intrusivo de las interrupciones, particularmente cuando el médico las usa tácticamente para ganar poder sobre la conversación, y que potencialmente puede causar un escenario en el que el paciente no puede divulgar por completo sus preocupaciones.

Una visión contrastante es que no todas las interrupciones son negativas, como en escenarios en los que las interrupciones cooperativas pueden ayudar a mantener el contenido y el flujo de la interacción. Por ejemplo, las interrupciones cooperativas dirigidas por el médico pueden facilitar la coordinación de la atención médica de los pacientes e incluso pueden ser una muestra de apoyo y cooperación para el paciente.

En general, interrupciones intrusivascomo cambios de tema y desacuerdos, se perciben como interrupciones típicas más negativas que interrupciones cooperativastales como aclaraciones y acuerdos.

Género e Interrupciones

Las interrupciones se han asociado durante mucho tiempo con la masculinidad y el dominio masculino, aunque otros han cuestionado este vínculo directo entre el género y las interrupciones. Falta un análisis sistemático de las interrupciones cooperativas e intrusivas en varias fases de consulta de las interacciones de la práctica clínica.

Datos del mundo real

Un estudio que se llevó a cabo en un entorno de atención primaria evaluó si el rol del hablante (médico versus paciente) y el género del hablante predicen el tipo de interrupción en estas fases particulares de consulta (primera visita o seguimiento). En promedio, las consultas duraron 870 segundos (14,5 minutos), con un rango de 275 segundos (4,5 minutos) a 2091 segundos (35 minutos). Para el análisis, los investigadores se enfocaron en la fase de presentación del problema y la fase de diagnóstico o plan de tratamiento, dado que se caracterizan por tareas y objetivos particulares para el médico y el paciente.

Las interrupciones se definieron como instancias en las que un nuevo hablante comenzó a hablar durante un turno audiblemente incompleto del hablante actual, lo que con mayor frecuencia implicó una superposición del habla.

Todas las consultas tuvieron al menos una interrupción, con un promedio de alrededor de 29 interrupciones por consulta.

Del total de 2405 interrupciones identificadas, 1994 (82,9%) fueron cooperativas y 304 (12,6%) fueron intrusivas. Para las 107 interrupciones restantes (4,4 %), el tipo de interrupción no estaba claro, con mayor frecuencia debido a un habla inaudible.

Los pacientes realizaron el 55,5 % de todas las interrupciones, el 55 % de las interrupciones cooperativas y el 58,9 % de las interrupciones intrusivas. Los médicos realizaron la primera interrupción en el 56% de las 84 consultas, una media de 36,3 segundos después del inicio de la fase de presentación del problema, y ​​el 89% de estas interrupciones fueron cooperativas.

Predictores de tipo

Las interrupciones intrusivas fueron significativamente más probables de realizarse de las siguientes maneras:

  • Por pacientes que por médicos (odds ratio [OR] = 3.17)

  • Por hombres que por mujeres (OR = 1,67)

  • En la fase de diagnóstico o plan de tratamiento que en la fase de presentación del problema (OR = 2,24)

  • En el grupo de médicos, los hombres eran más propensos a hacer una interrupción intrusiva que las mujeres (OR = 1,54)

  • En el grupo de pacientes, los hombres tenían menos probabilidades que las mujeres de hacer una interrupción intrusiva (OR = 0,70).

Aunque durante mucho tiempo se ha considerado que las interrupciones de los pacientes por parte de los médicos son acciones intrusivas que deben evitarse, estos hallazgos demuestran que la mayoría de las interrupciones que hacen los médicos son en realidad no intruso. Los médicos interrumpían principalmente a los pacientes para expresar comprensión y apoyo, o para pedir aclaraciones, alineándose así con la narración continua de los pacientes y, por lo tanto, con el papel del paciente como orador principal. Estos datos apoyan la hipótesis de que las interrupciones cooperativas de los médicos en la fase inicial de la consulta pueden mejorar, en lugar de obstaculizar, la calidad de la comunicación.

Los pacientes interrumpían a los médicos con más frecuencia que viceversa, y más a menudo de manera intrusiva. Estos resultados corrigen la suposición intuitiva de que es principalmente el médico quien actúa de manera intrusiva durante la interacción médica. Además, los médicos y las pacientes tenían más probabilidades de hacer interrupciones intrusivas, y las médicas y los pacientes tenían más probabilidades de interrumpir de manera cooperativa.

Fase de Consulta

Los médicos eran menos propensos que los pacientes a interrumpir intrusivamente al otro en la fase de presentación del problema, lo que indica que los médicos de este estudio reconocieron el control del paciente en esta fase inicial y crítica.

Por otro lado, en la fase de discusión del plan de diagnóstico o tratamiento, los médicos hicieron casi tantas interrupciones intrusivas como los pacientes, lo que sugiere más tensión o presión de tiempo, y un ejercicio repetido de autoridad para tomar y mantener la palabra en la conversación.

En resumen, las interrupciones de médicos y pacientes son a menudo acciones cooperativas que pueden mejorar la interacción clínica y, en consecuencia, la relación médico-paciente. Especialmente en la fase de presentación del problema, las interrupciones de los médicos para mostrar acuerdo o pedir aclaraciones reconocen al paciente en su papel como orador principal, reconocen el contenido de la historia del paciente y demuestran participación en la interacción.

Este artículo fue traducido de Univadis Italia.

Para obtener más noticias, siga a Medscape en Facebook, .Instagram, YouTube y LinkedIn

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.