Siete enfrentan cargos por brote mortal de Listeria en España

Siete personas serán juzgadas como parte del brote de Listeria más grande de la historia de España, que ocurrió en 2019.

Un juez de un juzgado de Sevilla decidió esta semana continuar con el proceso contra siete imputados por delitos que incluyen presuntos delitos contra la salud pública y lesiones al feto con resultado de aborto. Al concluir una investigación sobre el brote, Pilar Ordóñez también consideró que el Ayuntamiento de Sevilla podría ser responsable civilmente, lo que significa que tendría que pagar una indemnización en caso de ser condenado.

El brote de cerdo asado refrigerado marca “La Mecha” producido por Magrudis afectó a casi 250 personas. Durante la alerta sanitaria entre mediados de agosto y mediados de octubre de 2019 fallecieron cuatro personas y hubo seis abortos.

Los investigados son José Antonio Marín Ponce, administrador de Magrudis; su esposa, Encarnación Rodríguez Jiménez, es responsable de la producción y del sistema de autocontrol de la empresa; sus hijos Sandro José y Mario Marín Rodríguez así como un inspector veterinario local y otras dos personas. Se ha detenido la acción contra otras cuatro personas.

Se acusa al consejo de desempeño deficiente en su función de servicio público. El inspector de las instalaciones de Magrudis no recolectó suficientes muestras de productos, superficies de control o muestras del ambiente interior para verificar si la fábrica cumplía con las condiciones necesarias a pesar de estar obligado a evaluar el riesgo potencial y el nivel de cumplimiento, según los funcionarios.

La Guardia Civil investigó a la empresa en el marco de la Operación Monocy con la ayuda de Europol.

La evaluación de un juez
El brote fue informado por las autoridades españolas a la Organización Mundial de la Salud, a través de la Red Internacional de Autoridades de Seguridad Alimentaria (INFOSAN) a fines de agosto de 2019.

Los gastos generados por dos hospitales en respuesta al brote de listeriosis ascendieron a 800.000 euros (833.000 dólares), dijeron las autoridades.

Los informes periciales en el marco de las actuaciones destacaron las malas prácticas realizadas por la empresa y la “falta de consideración” de la seguridad alimentaria.

“La propagación del brote se debió a la falta de transparencia de Magrudis, al no comunicar desde el primer minuto los tipos de productos elaborados, el tipo de productos distribuidos y los lotes de cada uno de ellos”, dijo el juez, basándose en peritajes .

Una vez puesto en el mercado el producto potencialmente dañino ya no se podía controlar el riesgo y aunque los demandados no imaginaban el resultado de sus acciones, sabían que existía la posibilidad de causar daño a la salud de los consumidores, agregó el juez.

Facua, una agrupación de consumidores que representa a 79 enfermos, se congratuló del avance de las diligencias.

Sin embargo, la asociación criticó al Ayuntamiento de Sevilla por no hacer lo suficiente para evitar otro caso de Magrudis mejorando los controles y aumentando el número de inspectores.

(Para obtener una suscripción gratuita a -, haga clic aquí.)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.