El abandono de la infancia del Papa Piadoso