El liderazgo aparente del Reino Unido