La detección temprana del cáncer aumenta las posibilidades de curación