‘Top Gun: Maverick’ es una explosión de nostalgia, escenas de acción mejoradas y emoción.

Marcador de posición mientras se cargan las acciones del artículo
StarSolidStarSolidStarSolidMitad de estrella(3.5 estrellas)

Desde los primeros tonos dulces de su partitura sintetizada hasta la fuente Univers Ultra Condensed utilizada en sus créditos de apertura, “Top Gun: Maverick” anuncia en términos claros que siente la necesidad… la necesidad de exprimir cada sonrisa nostálgica, alegrarla y soltar una lágrima. lata de fans del original de 1986.

Reproduciendo el prólogo de su predecesor casi latido por latido: esa música que sube la adrenalina y nos lleva a la zona de peligro; esos aviones de combate elegantes y vagamente fálicos que despegan y aterrizan en un enorme portaaviones, mientras tipos de aspecto genial gesticulan en un semáforo de aspecto genial; todo ello empapado en un brillo romántico de hora mágica: “Top Gun: Maverick” sabe exactamente lo que está haciendo y cómo ejecutar el plan. Al igual que los ases hipercompetentes en el núcleo de la historia, esta es una película que define su carril desde el principio y se apega a él, con delicadeza, estilo sencillo y más de unos pocos ataques furtivos de emoción.

21 películas de verano para que te animes a volver al cine

Que “Top Gun: Maverick” funcione tan bien seguramente se puede atribuir a Tom Cruise, quien creó el personaje del título, el piloto que se burla de las reglas, engaña a la muerte y rompe el corazón, Pete Mitchell (distintivo de llamada: Maverick). En la primera película, Pete estaba resolviendo algunos problemas con su papá mientras aprendía a derribar los MiG soviéticos; 30 años después, sigue siendo capitán de la Marina de los EE. UU., trabaja como piloto de pruebas y, en un preludio bellamente escenificado de lo que vendrá, se acerca a la estratosfera para evitar la obsolescencia a manos de los drones que vuelan a distancia.

Lea también:  Putin firma una ley contra las noticias 'falsas' en Rusia, mientras los medios independientes luchan por sobrevivir

Muy pronto, Pete es llamado de regreso a la escuela de aviadores Top Gun en San Diego, donde tiene la tarea de enseñar a una nueva clase de pilotos de élite a volar en una misión tácticamente imposible. Trajo los problemas de su padre con él, esta vez en forma de culpa persistente por la muerte de su mejor amigo Goose (interpretado por Anthony Edwards en “Top Gun”), y el hecho de que uno de sus estudiantes es el amargado hijo de Goose, Bradley ( Millas Teller).

El distintivo de llamada de Bradley es Rooster, que aprendemos en una estridente escena de bar que presenta a la nueva tanda de fanfarrones jinetes de palos; tienen distintivos de llamada como Coyote, Fanboy y Omaha, pero también podrían ser Callback, Easter Egg y Reference en una película llena de los tres. En manos menos hábiles, esos guiños constantes al pasado se sentirían complacientes y perezosos. Pero Cruise ha reclutado a su propio equipo de crack para convertir una recauchutada por lo demás aburrida en un ejercicio atractivo, en ocasiones divertido e inteligentemente consciente de sí mismo en el escapismo que en muchos aspectos supera al clásico que está secuelando.

Por un lado, el propio Pete se ha convertido en un protagonista mucho más interesante, perdiendo el aire arrogante de petulancia e impunidad y convirtiéndose en un hombre con algunas millas por delante. Todavía está siendo reprendido por sus superiores (interpretados con una brusquedad perfecta por Ed Harris y Jon Hamm), y todavía no pueden resistir sus encantos, terminando casi todas las discusiones mirándolo con adoración. (“Es el hombre más rápido del mundo”, murmura uno de ellos). cosa que culmina en una batalla en tiempo real genuinamente espectacular y culminante.

Lea también:  Stephen Colbert guarda silencio durante 20 segundos cuando la audiencia no puede dejar de burlarse de Trump
Tom Cruise todavía tiene la necesidad de la velocidad, retomando su papel como el aviador naval estadounidense Pete “Maverick” Mitchell en esta secuela de “Top Gun” de 1986. (Vídeo: Paramount Pictures)

Seamos honestos: la película de 1986, dirigida por Tony Scott a partir de un guión de Jim Cash y Jack Epps Jr., era cursi hasta el punto de lo camp. (Ese juego de voleibol en cámara lenta, jugado por pilotos bronceados y sin camisa, todavía reina como la escena homoerótica más hilarante del cine del siglo XX). En manos del director Joseph Kosinski, trabajando con un guión de Ehren Kruger, Eric Warren Singer y Christopher McQuarrie (de una historia de Peter Craig y Justin Marks), la testosterona y las posturas fetichistas se han atenuado, sin sacrificar nada a modo de valor de entretenimiento descaradamente indulgente.

Entonces: la escena del voleibol ahora es un juego de fútbol, ​​sin camisa en algunos casos, pero que también incluye a una mujer piloto (distintivo de llamada Phoenix, interpretada por Monica Barbaro), y uno en el que el personaje de Cruise se defiende con los novatos antes de retirarse con gracia a los márgenes Kosinski ha reclutado a un excelente conjunto para interpretar a los jóvenes pilotos, que constantemente se superan y se pelean entre sí: Teller hierve a fuego lento de manera convincente con una ira no resuelta hacia Pete; dentro de la colección anónima de jugadores secundarios, Jay Ellis, Glen Powell y Lewis Pullman son particularmente efectivos como Payback, Hangman y Bob.

Esa última señal de llamada es solo un ejemplo del humor discreto que se encuentra en “Top Gun: Maverick”, que gratamente nunca recurre a sarcasmos o guiños presumidos. Aunque Jennifer Connelly ofrece una actuación impresionantemente relajada y atractiva como Penny, el dueño del bar con el que Pete se reencuentra después de una ruptura aparentemente desordenada hace varios años, el público sabe que la verdadera historia de amor en una película de “Top Gun” es entre los pilotos y sus compañeros. En la secuencia más conmovedora de la película, Pete va a ver a su antiguo amigo-enemigo Iceman (Val Kilmer), que puede estar físicamente disminuido pero no por ello es menos distinguido; es un momento de sacarse los pañuelos jugado con gusto, moderación y sinceridad que es tan cautivador como discretamente auténtico.

Lea también:  Pink Floyd presenta a un cantante y soldado herido en una nueva canción para recaudar fondos para Ucrania

En el centro de todos los giros y la quema, las inclinaciones, las caídas en picado y las inmersiones, se encuentra Cruise, más cansado, más cauteloso, pero aún en control total como pocas otras estrellas que han cruzado al siglo XXI. Como actor, es a la vez autoritario y generoso, sabiendo exactamente cuándo dar un paso atrás, cuándo lanzar una broma autocrítica y cuándo convertirse en Tom Freaking Cruise, en todo su esplendor sonriente e instintivamente carismático. Como productor, sabiamente ha tomado los casi 40 años entre “Top Guns” para administrar la propiedad con cuidado e inteligencia, dando como resultado una película que se siente familiar y nueva en las proporciones justas. Entre sus muchas virtudes, la más asombrosa es que “Top Gun: Maverick” no se siente como un videojuego o un cómic tridimensional o un anuncio de un parque temático. Salpica extravagantemente a través de la pantalla en su propia batalla contra la obsolescencia, como si dijera: Así es como se veían las películas, una vez. Y así es como pueden volver a verse.

PG-13. En los teatros de la zona. Contiene secuencias de acción intensa y un lenguaje fuerte. 131 minutos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.