A raíz de su asombrosa racha de clásicos de los setenta, el director William Friedkin se encontró algo a la deriva en los ochenta. Los fracasos de Hechicero y Crucero había dañado su influencia en la taquilla, culminando con él dirigiendo la película Chevy Chase, Oferta del siglo, una película para la que parecía inadecuado. Claramente, se necesitaba un regreso, y para ese fin, decidió regresar al género policial que lo puso en el mapa con La conexión francesa. El resultado es uno de los mejores thrillers de los ochenta, el estiloso y ultramoderno. VIVIR Y MORIR EN LOS ANGELES

Anterior Columnas de La mejor película que nunca viste Más

JoBlo recomienda …

Lea también:  LO DIJISTE: ¿Por qué no dijo que no?

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.