Las demandas contra Trump se acumulan por disturbios en el Capitolio

WASHINGTON – Las demandas que buscan responsabilizar personal y financieramente al expresidente Donald Trump por la violencia en el Capitolio el 6 de enero se están acumulando.

Esta semana, dos agentes de policía del Capitolio de los Estados Unidos que dijeron que estaban en primera línea en el Capitolio el 6 de enero demandaron a Trump, argumentando que era responsable de incitar a la violencia y de las lesiones físicas y emocionales que sufrieron durante los enfrentamientos con los alborotadores.

Ya hay dos demandas presentadas por miembros demócratas del Congreso, los representantes Bennie Thompson y Eric Swalwell, que acusan a Trump y sus aliados de conspirar para interferir con sus deberes oficiales al impulsar las falsas afirmaciones de fraude electoral que sustentaron la insurrección del Capitolio. Un cuarto caso, presentado unas semanas antes de los disturbios de enero, acusa a Trump y a los republicanos de violar la ley federal de derechos civiles al enfocar los desafíos posteriores a las elecciones y las falsedades de fraude en áreas con grandes poblaciones negras.

Trump ha negado que fuera responsable de incitar a la violencia del 6 de enero, y es probable que su defensa contra estos casos incluya un argumento de que su promoción de la campaña “Stop the Steal”, la mentira de que la victoria del presidente Joe Biden fue ilegítima y que hubo un fraude generalizado: el discurso político estaba protegido por la Primera Enmienda. Sus abogados aún no han presentado respuestas a la publicación de enero. 6 casos, pero ya han presentado una defensa de la Primera Enmienda en el caso de derechos civiles posterior a las elecciones presentado en nombre de los votantes negros.

Hay más consecuencias legales potenciales de “Stop the Steal” que se ciernen sobre Trump. A principios de esta semana, un abogado de Dominion Voting Systems le dijo a Axios que la compañía de tecnología electoral no había descartado demandar a Trump ni a nadie que promoviera afirmaciones falsas de que Dominion y sus productos estaban involucrados en un esquema de fraude electoral. Dominion y otra compañía de sistemas de votación, Smartmatic, ya han presentado demandas de miles de millones de dólares contra el aliado de Trump, Rudy Giuliani, el ex abogado de campaña de Trump, Sidney Powell, y Fox News.

En el caso presentado en un tribunal de distrito federal en Washington, DC, el miércoles, los oficiales de la Policía del Capitolio James Blassingame y Sidney Hemby alegaron que Trump “enardeció, alentó, incitó, dirigió y ayudó e instigó” a sus partidarios que se amotinaron el 6 de enero. Señalaron las semanas de tuits postelectorales y comentarios públicos de Trump alegando que la elección fue robada y promoviendo manifestaciones antes del 6 de enero que se habían vuelto violentas. Notaron un tweet que Trump envió a principios del 6 de enero instando a los republicanos a “¡LUCHA!” así como su discurso en el mitin “Stop the Steal” justo antes de que comenzaran los disturbios cuando dijo, “si no luchas como el infierno, ya no vas a tener un país”.

Blassingame y Hemby estaban preocupados por el tamaño de la multitud reunida cerca del Capitolio cuando se reportaron a trabajar el 6 de enero, según su demanda, pero no se les informó sobre qué esperar. Los partidarios de Trump habían pasado semanas planeando el 6 de enero y hablando sobre el potencial de violencia en las plataformas de redes sociales públicas, pero los oficiales de la Policía del Capitolio testificaron ante el Congreso después de la insurrección que no estaban preparados para el tamaño de la multitud y la violencia que siguió. .

Los oficiales de la policía del Capitolio no son nombrados como acusados ​​en el caso junto con Trump. Un abogado de Blassingame y Hemby, Patrick Malone, dijo a BuzzFeed News en un correo electrónico que la demanda “se centra en el instigador de la violencia, no en aquellos que, en retrospectiva, podrían haber mitigado parte del daño”.

Trump no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios a través de su oficina posterior a la presidencia, y un abogado que lo representa en otros casos posteriores a las elecciones, Jesse Binnall, se negó a comentar.

La demanda describió cómo una “oleada de insurrectos … rápidamente superó en número” a los oficiales apostados fuera del Capitolio. Los alborotadores “aplastaron” a Hemby contra una puerta mientras intentaban entrar, lo golpearon y lo rociaron con sustancias químicas irritantes; estaba sangrando por un corte debajo del ojo y tenía “cortes y abrasiones” en todo el cuerpo.

Mientras tanto, Blassingame estaba dentro del edificio y el pequeño grupo de oficiales con el que estaba se sintió abrumado cuando los alborotadores entraron en tropel a través de ventanas y puertas, según la denuncia. Fue “golpeado” contra una columna de piedra por una “fuerte oleada”, y los alborotadores lo golpearon repetidamente con puños, astas de bandera y otras armas. Blassingame y Hemby son negros, y la demanda describió cómo Blassingame “perdió la cuenta” de cuántas veces los alborotadores lo llamaron un insulto racial. Los oficiales negros han descrito anteriormente enfrentarse a una avalancha de ataques racistas el 6 de enero.

“Lo más importante en la mente del oficial Blassingame era la aterradora certeza de que los insurrectos estaban interesados ​​en que él y los otros oficiales no regresaran a casa con sus familias esa noche”, dice la demanda. Eventualmente se alejó de la mafia y participó en ayudar a los miembros del Congreso a evacuar a otra parte del Capitolio. La demanda señala que algunas personas a su alrededor no seguían los protocolos de COVID-19 en cuanto al uso de máscaras o al distanciamiento social, pero tuvo que quedarse donde estaba; la denuncia no decía que alguna vez dio positivo por la enfermedad.

La demanda establece que, además de sus lesiones físicas ese día, ambos oficiales lucharon con problemas emocionales y de salud mental en las semanas siguientes.

Blassingame “está obsesionado por el recuerdo de ser atacado y de los impactos sensoriales: las imágenes, los sonidos, los olores e incluso los sabores del ataque permanecen cerca de la superficie”, afirma la demanda. “Experimenta la culpa de no poder ayudar a sus colegas que estaban siendo atacados simultáneamente; y de sobrevivir donde otros colegas no lo hicieron “.

Una cosa que la última demanda tiene en común con las presentadas por Thompson y Swalwell, además de argumentar que Trump es responsable de la violencia, es que citan al líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, quien se unió a la gran mayoría de sus colegas republicanos en la votación para absolver a Trump de cargos de juicio político presentados por los demócratas de la Cámara de Representantes de que él incitó a la violencia. En ese momento, McConnell dijo que Trump era “práctica y moralmente responsable de provocar los eventos del día” y sugirió que aún podría enfrentar demandas civiles o incluso un proceso penal.

El Procurador General Merrick Garland testificó en su audiencia de confirmación en el Senado en febrero que buscaría pistas en relación con la investigación criminal de la insurrección “dondequiera que nos lleven”, pero no se comprometió a investigar a ninguna persona en particular. Trump y otros oradores y organizadores involucrados en la manifestación “Stop the Steal” del 6 de enero que precedió al motín no han sido acusados ​​penalmente hasta la fecha.

La denuncia de los oficiales de policía del Capitolio extrajo citas de casos penales que se han presentado contra personas acusadas de participar en la insurrección que dijeron que irrumpieron en el Capitolio por orden de Trump.

Trump ha sido llevado a los tribunales por la violencia de sus partidarios anteriormente. En 2016, los manifestantes anti-Trump demandaron al entonces candidato Trump después de que fueran agredidos por partidarios de Trump en un mitin de campaña en Louisville, Kentucky. Los demandantes argumentaron que Trump era responsable de las acciones de sus partidarios porque había dicho repetidamente, “sáquenlos de aquí”, en respuesta a las protestas. Un juez de la corte de distrito desestimó algunas de las acusaciones contra Trump, pero dictaminó que la acusación de incitación podría seguir adelante.

En junio de 2018, un tribunal federal de apelaciones revocó al juez del tribunal inferior y desestimó el reclamo, concluyendo que debido a que Trump “no abogó específicamente por una acción ilegal inminente”, sus comentarios de “sacarlos de aquí” estaban protegidos por la Primera Enmienda. El tribunal señaló que Trump también había dicho: “No los lastimes”. Esa decisión, de la Corte de Apelaciones de EE. UU. Para el Sexto Circuito, no es vinculante para los jueces federales en Washington.

Durante el segundo juicio político de Trump en febrero, ambas partes discutieron sobre la importancia de una decisión de 1969 de la Corte Suprema de EE. UU. Brandeburgo contra Ohio, que trazó una línea entre la “mera defensa”, incluso si apoyaba actos violentos, y la “incitación a una acción ilegal inminente”. A raíz del 6 de enero, los expertos legales se han dividido sobre si los comentarios, la defensa y los tweets de Trump que condujeron a la insurrección, así como durante ese día, se considerarían legalmente como incitación.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.