Los nominados judiciales de Biden tienen antecedentes diversos

Desde el principio, la Casa Blanca de Biden ha dejado en claro que tiene la intención de colocar a jueces con diferentes tipos de antecedentes en el banco federal lo más rápido posible. En una carta en diciembre, la abogada entrante de la Casa Blanca, Dana Remus, dijo a los senadores demócratas que Biden estaría buscando jueces de grupos históricamente subrepresentados en el estrado.

“La abogada de la Casa Blanca, Dana Remus, ha dejado en claro que el presidente Biden quiere nominar a los jueces más diversos de la historia, incluida la diversidad de antecedentes profesionales y experiencia que representan a estadounidenses individuales”, dijo Christopher Kang, cofundador del grupo progresista Demand Justice. “Mientras los demócratas del Senado sigan la carta de Remus, Biden no solo comenzará a reequilibrar nuestros tribunales, sino que también transformará el poder judicial al establecer un nuevo molde para todos los candidatos judiciales de los presidentes demócratas”.

Biden no es el primer presidente demócrata que intenta remodelar el banco federal. Cuando Obama fue elegido, sus abogados también consideraron la posibilidad de nombrar jueces que no tuvieran el linaje tradicional de litigar con experiencia en importantes bufetes de abogados, graduarse de las mejores universidades, ser seleccionados para puestos administrativos de élite y ejercer como fiscales federales.

Pero cuando la oficina del abogado de Obama envió los nombres de los defensores públicos o de los profesionales únicos a la Asociación de Abogados de Estados Unidos para la revisión estándar antes de la nominación, el grupo se opuso con frecuencia. Una persona familiarizada con el esfuerzo dijo que la Casa Blanca de Obama se topó con lo que él llamó “dificultades interminables” con el colegio de abogados, lo que indicaría en privado que tenía la intención de calificar mal a esos candidatos.

A fines del año pasado, durante su transición, Biden acordó con los asesores poner fin a la tradición de los presidentes demócratas de enviar nombres al colegio de abogados antes de nominarlos. La asociación tendrá la libertad de emitir juicios sobre esos nominados, pero solo después de que el presidente ya haya hecho públicas sus selecciones.

Eso podría ayudar a Biden a llenar las vacantes judiciales más rápidamente, dijeron varias personas familiarizadas con el proceso. El presidente y sus abogados son muy conscientes de que el control demócrata del Senado puede no durar más allá de las elecciones de mitad de período en 2022, lo que le da una breve ventana para dejar su huella en el poder judicial.

“Creo que la velocidad es primordial”, dijo Eggleston. “Si yo fuera ellos, iría a toda velocidad y supondría que vas a perder el Senado en dos años. No creo que eso suceda, pero ese debe ser su pensamiento operativo “.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.